¿Cómo preparar limonada de lavanda?

Os damos una serie de consejos con los que podréis preparar limonada de lavanda muy beneficiosa para el organismo.

Preparar limonada

Es posible que no lo sepáis, pero la lavanda es una planta que tiene propiedades muy positivas para la salud. Y como ocurre con otras plantas, podemos beneficiarnos de estas propiedades a fin de mejorar nuestro día a día. En este caso concreto la lavanda destaca, sobre todo, por sus propiedades para calmar y ayudar a nuestros sentidos.

El aceite de lavanda hace un buen trabajo como anti-inflamatorio, anti-depresivo y antiséptico, entre otras cosas. Hay especialistas en este tipo de medicina que también la aprovechan como sustancia antibacteriana y que aprovecha sus propiedades como analgésico o sedante. Si se exprimen las posibilidades de la lavanda es posible sorprenderse con todo lo que puede dar de sí. Y es por ello que hoy queremos recomendaros la preparación de limonada de lavanda. Si la limonada clásica de limón es una propuesta excelente, os vais a sorprender cuando comprobéis lo llamativa que resulta la limonada de lavanda gracias a su particular color violeta.

También os podemos decir que la aromaterapia con lavanda es utilizada no solo en el circuito independiente, sino también en hospitales. Ayuda a luchar contra el insomnio y también a reducir la depresión de forma significativa para que la vida de las personas sea más sencilla.

¿Qué es lo que necesitamos para la preparación de limonada de lavanda? Los ingredientes incluyen una taza de miel. También es imprescindible el uso de 12 tazas de agua, de una gota de esencia de aceite de lavanda y un total de seis limones pelados y exprimidos. Por último, aunque esto es meramente decorativo, es imprescindible que utilicemos una serie de ramitas de lavanda para darle el toque final a la preparación de la limonada.

Con todo junto lo tendremos que mezclar y luego meterlo en la nevera para que se enfríe muy bien. La limonada siempre se debe consumir a una temperatura reducida, dado que es la manera en la que se encuentra más sabrosa. Si cuando hemos acabado la mezcla el sabor no nos convence, tenemos la oportunidad de aumentar el dulzor con más miel o reducirlo poniendo más agua. La personalización del sabor se puede llevar a cabo de forma propia en cada caso.

Si queréis beneficiaros de otros factores de la lavanda podéis utilizar su aceite para rociar instancias de la casa, algo que también resultará positivo para reducir los niveles de estrés de las personas que se encuentren en el entorno familiar.

Vía: Complete Health & Happiness

Foto: Didriks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...