¿Cómo podemos conseguir dormir mejor?

Dormir bien es algo imprescindible, por lo que os compartimos algunos consejos e ideas que os ayudarán a conseguirlo.

girl-3756210_1280

Hay diversas acciones que todos hacemos de forma obligatoria porque nuestro cuerpo lo necesita. Todos respiramos. Todos vamos al baño. Todos dormimos. Lo hacemos con más o menos frecuencia, pero todos lo hacemos. Lo que cambia es cómo lo hacemos y en muchas ocasiones somos conscientes de que no estamos, ni mucho menos, durmiendo bien. Por ello se requiere tener en cuenta ciertos consejos que nos pueden ayudar a que durmamos mucho mejor y aportemos a nuestro organismo un empujoncito para encontrarse mucho mejor.

Establece una rutina

Para todo hay una edad. A los 20 años podemos vivir de una forma un poco más loca y no tener establecidas unas rutinas respecto a la forma en la que dormimos. Nadie nos va a mirar mal, porque es lo que suele ocurrir. Pero a medida que pasa el tiempo debemos hacer todo lo posible para establecer unas rutinas de sueño que permitan que nos acostemos y nos levantemos con cierta regularidad. Esto es algo que hacen los niños y que vamos abandonando a medida que pasan los años, lo cual se trata de un gran error. Para establecer una rutina es importante que nos presionemos para irnos a la cama todos los días a la misma hora y para despertarnos también siempre en un momento concreto. Podemos establecer una rutina incluso que contemple un día de placer, uno en el que durmamos más horas de lo habitual, como puede ser el domingo. Nuestro cuerpo se acostumbrará a que siempre, pasados determinados días, tengamos un día en el que nos levantemos más tarde.

El deporte siempre es un buen compañero

Una de las razones por la que los niños se van a la cama siempre siguiendo una línea, más allá de porque tengan a sus padres encima diciéndoles que se acuesten de una vez, es que están cansados. Y están cansados porque se han pasado el día corriendo, haciendo ejercicio y deporte (durante y después de la escuela). Hacer ejercicio, actividad en la que podemos incluir tanto andar como correr o incluso la natación, nos permitirá dormirnos de una forma sencilla. Pero no solo nos vamos a dormir antes, sino que además tenemos la ventaja de hacerlo a una mayor profundidad. Y si estamos dormidos más profundamente lo que ocurrirá es que nos despertaremos en menor medida a lo largo de la noche.

Dejar el móvil al margen

Es positivo que intentemos hacer que nuestra cama se convierta en un santuario para la relajación. Esto significa que no nos acostemos con el móvil, que no lo tengamos al lado ni en la mesita de noche. Lo mismo podemos decir de los demás dispositivos tecnológicos habituales, como pueden ser el tablet, el ordenador o el smartwatch. Tampoco es bueno que tengamos la tele delante de la cama y que la dejemos enchufada hasta que nos quedemos dormidos. Cuanto más nos liberemos de todos los dispositivos electrónicos que tenemos en nuestro día a día y que nos relacionan con nuestra vida despiertos, mejor que mejor.

bedroom-416062_1280

Usa la cama para dormir

En relación al punto anterior debemos decir que los expertos coinciden en que es recomendable que hagamos que nuestra cama sea un lugar donde durmamos. No puede ser el sitio que, por comodidad, usemos para jugar a la consola tumbados o calentitos, veamos películas, leamos libros y hagamos muchas otras cosas. Solo hay una actividad que se recomienda hacer en la cama al margen de dormir, y para ello necesitaréis a vuestra pareja (suponemos que sabéis de lo que estamos hablando).

Reducir la cafeína todo lo posible

Beber café poco antes de irnos a dormir es malo, pero beberlo a lo largo del día, o cualquier otra bebida que tenga cafeína, tampoco va a ser recomendable. El motivo de ello es que toda esa cafeína que introduzcamos en nuestro organismo irá dejando resquicios en el cuerpo y podría llevar a que durante la noche nos encontremos con que no podemos descansar de la misma manera debido a su efecto. Por supuesto, tal y como no recomendamos consumir cafeína tampoco son convenientes otro tipo de sustancias que puedan influir en los ciclos de sueño, incluidos los somníferos, porque no deberíamos depender de ellos. Si optamos por el alcohol como sustancia para dormir también tendremos problemas.

El efecto del alcohol es muy caprichoso, porque nos ayuda a dormirnos en primera instancia, pero su capacidad es muy reducida y el efecto se nos pasará al cabo de unas horas. Será entonces cuando nos despertaremos y lo haremos no solo sintiendo la resaca, sino además con más problemas para conciliar el sueño. Por otro lado, la dependencia puede llevar a problemas graves, sin olvidar que el alcohol hace que ronquemos más y que podamos tener otras enfermedades.

Reduce la siesta

Como invento español de primera, la siesta ha pasado a formar parte de nuestra cultura. Y sacamos beneficio de ella como en pocos otros países del mundo, donde a veces se duerme un rato, pero no tan aquí, por tradición. De niños, en tiempos pasados, los padres mandaban a sus hijos a la siesta todos los días. Era tradición. A los padres ese ratito en la cama sin preocuparse de los niños les venía de lujo. Por un lado para sus cosas. Por otro lado, para descansar, porque ya se sabe que ser padre tiene sus consecuencias en términos de agotamiento. El problema es que hoy día hay quienes abusan de las siestas. Lo que deberían ser 20 minutos según los expertos se convierte en 1 o 2 horas, y ahí es cuando el cuerpo se resiente. Si nos pasamos con la siesta vamos a desestabilizar el cuerpo y luego tendremos problemas para dormir cuando llegue la noche.

sleeping-1159279_1280

Dejar de fumar

Abandonar el consumo de tabaco también es una buena recomendación si queremos dormir mejor. La nicotina afecta a nuestro organismo y será algo que, como la cafeína, nos acabará pasando factura cuando nos vayamos a dormir. Si queríamos más motivos para dejar de fumar, no hay duda de que este es uno importante.

No te opongas a la falta de sueño

Uno de los grandes motivos por los que dormimos mal es por la paranoia de estar dando vueltas en la cama deseando dormirnos sin conseguirlo. En los tiempos que corren contar ovejitas ya no funciona. Lo que hacemos es darle a la cabeza, pensar y pensar en todo tipo de cosas. Y así es imposible dormirse. Vamos a continuar pensando y complicándonos la vida sin llegar a alcanzar el sueño. Si nos quedamos dormidos no va a ser un sueño profundo y lo más probable es que acabaremos despertándonos cuando nuestra vejiga nos empuje un poco diciéndole a nuestro cerebro que necesitamos ir al baño. Eso llevará a que quizá nos vuelva a costar dormirnos, sobre todo si tenemos alguna preocupación en la cabeza.

En definitiva, aplicando estas recomendaciones esperamos que consigáis dormir mejor. No diremos que debéis dormir ocho horas de manera obligatoria, porque sabemos lo complicada que es la vida actualmente y la manera en la que todo se ralentiza a nuestro alrededor. Pero siempre y cuando durmáis dentro de una regularidad, es recomendable que cuidemos nuestros hábitos y que hagamos todo lo posible para dormir siempre de forma profunda y relajada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...