¿Cómo mejorar tu habilidad haciendo hiking?

mejorar tu habilidad

El hiking, también conocido como senderismo, es uno de los deportes que más se practican en el mundo entero porque permite que cualquier tipo de persona viva aventuras, realice un gran ejercicio y disfrute de la naturaleza. No es tan exigente como la escalada o el alpinismo, por ejemplo, por lo que no hay límites en cuanto a las posibilidades de captar la atención de todo tipo de personas. Otra cosa es que hagamos mejor o peor hiking, dado que es conveniente que apliquemos consejos y que sobre todo intentemos mejorar nuestra técnica con el paso del tiempo. Podemos comenzar con poca habilidad, pero si nos esforzaremos seremos grandes expertos en senderismo con el paso de los años. ¿Estáis preparados para algunos consejos que os ayudarán a mejorar?

El calzado

Lo primero es tener claro que contemos con un buen calzado. Al hacer senderismo lo más importante prácticamente se puede decir que es el calzado. Si tenéis unas botas de hiking mejor que mejor, sino intentemos que sea un calzado apropiado. Buscamos encontrarnos cómodos a lo largo del tiempo y que no solo podamos estar caminando durante una o dos horas. También es importante que sea un calzado resistente y duradero por mucho que no sea una bota tan ligera como pudiéramos imaginar.

Si vamos a usar zapatillas de running tengamos ojo porque es posible que perdamos estabilidad. Nosotros mismos podemos saber cómo vamos de estabilidad, lo resistentes que son nuestras rodillas y lo que necesitamos en cada momento. Eso nos permitirá ajustar más o menos la necesidad de contar con botas de senderismo propiamente dichas, que en algunos casos pueden tener precios demasiado elevados.

No queramos correr antes de caminar

A veces vemos en Instagram fotos de personas haciendo hiking por todo lo alto y nos venimos arriba con rapidez. Pero es un error, sobre todo si tampoco tenemos mucha experiencia en este tipo de práctica. Por ello, antes de meternos a realizar rutas exigentes demasiado largas y llenas de obstáculos, lo ideal es que practiquemos y entrenemos poco a poco sin marcarnos unos objetivos demasiado altos. Podemos simplemente adoptar una rutina de caminar por nuestro barrio, de subir escaleras sin usar el ascensor y de poco a poco ir ganando resistencia, confianza y destreza. También es bueno usar la bicicleta y hacer jogging para que poco a poco nos encontremos en un mejor estado de forma. Como decimos, intentemos no emocionarnos demasiado con emprender retos llenos de desafíos en hiking porque es posible que haciéndolo nos dé el bajón rápido y que lo dejemos.

practicar senderismo

Adoptemos un buen ritmo

La estabilidad y regularidad son fundamentales para el hiking. Uno de los errores que cometen muchas personas cuando están comenzando es intentar ir a un ritmo que está por encima de sus posibilidades. Eso deriva en que acabemos cansándonos demasiado pronto y que el recorrido de la ruta que estemos realizando se nos haga muy cuesta arriba solo porque hemos ido más rápido de nuestras posibilidades. Por ello lo primero de todo es conocernos a nosotros mismos y saber cuál es el ritmo que podemos aumentar, la cadencia de nuestros pasos y lo que es posible afrontar a nuestro nivel sin terminar cansándonos en exceso. La peculiaridad del hiking es que requiere estabilidad en el ritmo para que así todos los obstáculos que nos encontremos se puedan superar con facilidad. Eso no implica, por supuesto, que a medida que ganemos experiencia no podamos aumentar la velocidad de nuestro ritmo. Poco a poco nosotros mismos iremos viendo cómo nuestros límites se expanden para ser cada vez más eficientes.

Aprendamos del terreno

No siempre vamos a caminar en línea recta o a subir o bajar cuestas. En realidad tenemos que estar preparados para zonas llenas de piedras por las que haya que ascender manteniendo la seguridad en todo momento. En esos momentos es cuando debemos aprender del terreno y ser conscientes de que estamos pasando por una zona que tiene unas exigencias muy distintas a las que hemos tenido ante nosotros con anterioridad. Lo mejor en estos casos es que seamos cuidadosos y que veamos claramente que hay momentos en los que debemos reducir el ritmo y hacer pasos mucho más pequeños y cortos. Eso asegurará que podremos avanzar entre los obstáculos, como las rocas, y que llegaremos a buen puerto sin incidentes.

Los mejores bastones de hiking

Quizá al principio el uso de los bastones de hiking o de trekking os resulte un poco antinatural. Se dice que es una de las herramientas más importantes y a la que más rápido nos acostumbramos, pero que también es verdad que el primer contacto resulta un poco aparatoso y extraño. No tenéis porqué tener miedo ni preocuparos, en poco tiempo os resultará natural utilizarlos y veréis que son una muy buena herramienta para ayudaros y al mismo tiempo ejercitar los músculos de los brazos para que todo el cuerpo tenga un proceso de ejercicio compensado y no solo las piernas. El uso de los palos tiene que estar en consonancia con el ritmo de las piernas y en ningún caso tenéis que correr o dar movimientos en falso, dado que podrían derivar en caídas o problemas similares. La confianza con el uso de los bastones la iréis ganando con el tiempo. No hay de qué preocuparse.

Foto: PexelsFree-Photos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...