Cómo hacer una pedicura profesional en casa

Ocho simples pasos para lograr un resultado de pedicura profesional gratis y en tu casa.

En el verano nuestros pies quedan tan expuestos a las miradas como las manos pues llevamos sandalias o andamos descalzos en la playa o la piscina y es importante que nuestros pies luzcan bonitos y saludables. Para esto nada mejor que una buena pedicura pero si no puedes pagar por el servicio de estética o no tienes tiempo para acudir a una cita, aquí te enseñamos cómo hacer tu propia pedicura profesional en tu casa y sin gastar de más.

Paso 1: Quita el esmalte

Darse un pedicure profesional es un proceso de 8 pasos. El primer paso es quitar el esmalte viejo de las uñas. Para este primer paso, evita emplear bolas de algodón que dejará fibras o residuos adheridos a tus uñas, es mejor utilizar un disco de algodón sin pelusa como los que se usan para quitar el maquillaje del rostro.

Satura la almohadilla de algodón con quitaesmalte y frota la cera vieja. Si el color no sale fácilmente, presiona el algodón en la uña y deja remojar pocos segundos.

Al elegir el removedor de esmalte perfecto ten en cuenta que los productos libres de alcohol y acetona son de menor secado, pero no funcionan tan bien, sobre todo en tonos oscuros. Utiliza estos productos en tonos más claros de uñas.

Paso 2: Cortar las uñas y limarlas

Lo mejor es usar tijeras de alta calidad especiales para el recorte de las uñas de los pies. Para evitar uñas encarnadas, cortar las uñas de forma recta justo por encima de la piel. Asegúrate de que la uña no se extienda sobre la punta del dedo del pie.

Para tener una forma cuadrada suave, recorta y lima las uñas en una sola dirección hasta que se vea uniforme y ligeramente redondeadas en las esquinas. Pista: No utilices limas de metal, que van a arrancar las uñas. Pon especial cuidado al limar los bordes y las puntas que suelen encarnarse.

Paso 3: Remoja tus pies

Llenar un recipiente grande con agua tibia y agregar en él tus sales de baño preferidas, aceites de aromaterapia favoritos o sales y remoja los pies durante 10 minutos. Si tus pies están agrietados y callosos necesitan permanecer adentro unos minutos más.

Aquí hay un truco que solo los profesionales saben: Añadir un cuarto de taza de leche para el baño, junto con los aceites esenciales y sales. El ácido láctico en la leche permite aflojar la piel muerta.

Paso 4: Ten cuidado de las cutículas

Aplica removedor de cutícula en la base de cada uña y frota luego de esperar alrededor de un minuto para que el producto haga su trabajo. Luego emplea un palillo de naranjo para empujar suavemente con un movimiento circular en todas partes donde la piel se encuentra con la uña (incluyendo los lados). Tenga cuidado de eliminar sólo la piel en la parte superior de la uña, no toques la carne del pie.

Si crees que requieren un corte en vez de remoción, se puede utilizar pinzas para la cutícula para cortar cualquier piel flácida.

Paso 5: Frota tus pies

Aplica un exfoliante corporal o emplea en el pie una lima para pies o piedra pómez húmeda para ayudar a mudar la piel muerta de los talones de los pies.

Frota por donde sientas las durezas pero ten cuidado de hacerlo de forma suave para no lastimar la piel.

Paso 6: Humectar

Seca bien los pies, incluyendo entre los dedos y frota con un humectante espeso o crema para pies. Masajea la crema hidratante en los pies y las pantorrillas. También puedes aplicar un producto para la rehidratación de las cutículas.

Paso 7: Pintar las uñas de los dedos

Utiliza removedor de acetona para eliminar cualquier exceso de grasa en las uñas. Aplique una capa base fina con 3 pasadas, uno por el medio, a continuación, uno a cada lado. No pintes la cutícula.

Espera un minuto antes de añadir 2 capas de tu esmalte favorito, y luego termina con una capa fina superior. Limpia los errores con un palillo de naranjo envuelto en algodón y sumergido en removedor de esmalte.

Que las uñas se seque por lo menos 40 minutos.

Paso 8: Termina tu pedicura

Después de que las uñas se han secado, puedes realmente ir a por todas y rociar con aceite hidratante y, si vas a ir a la playa o la piscina o expondrás tus pies al sol, aplicar el factor de protección solar correspondiente.

Esto te ayudará a mantener la piel de tus pies saludable y conseguir uniformidad en el tono de la piel de tus pies y piernas durante todo el verano, así como también evitar las dolorosas quemaduras de sol que son comunes en los pies.

Fotografía:  lindyi en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...