¿Cómo echarnos la siesta?

Si no sabéis cómo echaros una siesta de la manera más adecuada muy atentos a los consejos que os hemos preparado.

Una siesta en el coche

El tópico indica que los españoles nos echamos la siesta a diario. Todos, sin excepción. Así es como nos ven desde el extranjero. También creen que cuando nos despertamos de la siesta nos vamos a torear a la plaza de toros y que después tomamos unas copas y estamos comiendo tatas sin parar. Lógicamente, esto está muy lejos de la realidad. Sobre todo porque hay miles de personas en nuestro país que realmente no saben echarse una siesta en condiciones. Saben quedarse dormidos en el sofá del aburrimiento o cansancio, pero eso está lejos de ser una siesta.

Lo primero que os tenemos que decir es que una siesta tiene una duración muy determinada. Hablamos de entre 10 y 20 minutos. Ni más ni menos dentro de este margen. Si os pasáis de la cuenta lo que vais a provocar es que vuestro cuerpo pase a una fase del sueño más profunda y que cuando la interrumpáis os sintáis aún peor de lo que estabais cuando os fuisteis a dormir. Esa es una muy mala idea. La siesta se puede alargar si realmente lo necesitáis, pero no es recomendable. En el caso de no tener ninguna otra opción lo que deberíais hacer es alargar el proceso hasta los 90 minutos.

El motivo de ello es que 90 minutos es el tiempo que necesita nuestro cuerpo para disfrutar de un proceso REM al completo y luego no encontrarse a medio camino de una larga carrera. Si reducís el tiempo o lo alargáis alrededor de esos 90 minutos os pasará lo mismo que os hemos comentado antes: os sentiréis mal.

Hay cosas que debéis tener en cuenta para ayudar a que el proceso sea más satisfactorio. La primera es que tenéis que encontraros en un buen ambiente. Bajar la persiana para que haya cierta oscuridad en la habitación y ajustar el volumen de la televisión al mínimo. No querréis despertaros a mitad de la siesta con una sensación de molestia auditiva procedente del volumen de la tele, algo que suele ocurrir si simplemente nos quedamos dormidos mientras la estamos viendo.

Además, no olvidéis la importancia de adoptar una buena posición mientras estamos echándonos la siesta y lo fundamental: la forma de despertarnos. Al principio es bueno que nos pongamos una alarma que no resulte molestia y que nos ayude a despertar. Posteriormente, si tomamos un hábito para la siesta, será nuestro propio cuerpo el que nos despertará en el momento adecuado.

Foto: David Boté Estrada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...