Celíacos: cuando el gluten daña al organismo

El gluten es una glicoproteína que se halla presente en alimentos tan cotidianos como el pan y otros cereales. Pero algunas personas no pueden ingerirlo ya que padecen Celiaquía, una enfermedad que afecta a la absorción de nutrientes básicos por el intestino. Aquí explicamos en qué consiste, cuáles son sus síntomas y cómo tratarla.

El gluten es una glicoproteína, es decir, una molécula compuesta por una proteína y uno o varios hidratos de carbono, que se halla presente en alimentos tan cotidianos como el pan y, en general, en numerosos cereales. Las personas sanas pueden ingerirlo sin problemas pero aquéllos que padecen la llamada Celiaquía no deben ni siquiera probarlo.

Se trata de una enfermedad que causa daños en las vellosidades que se encuentran en los intestinos. Éstas tienen la función de ayudar a absorber los nutrientes y quiénes la padecen se ven imposibilitados de realizar una correcta absorción de ellos. El desencadenante de la Celiaquía es, precisamente, la intolerancia al gluten: cuando las personas que la sufren ingieren algún alimento que lo contiene, se inicia una reacción del sistema inmunitario que daña a esas vellosidades.

Los celíacos no pueden comer pan normal

Los celíacos no pueden ingerir alimentos con gluten como el pan (en la foto).

En consecuencia, los nutrientes no pueden absorberse de forma correcta. Por otra parte, la Medicina aún no conoce la causa exacta de esta enfermedad. Se sabe que las personas con familiares que la padecen tienen mayores posibilidades, a su vez, de desarrollarla y también que se da más en individuos de raza blanca y europeos. Igualmente, las mujeres son más propensas  a sufrirla que los hombres. En cuanto a los síntomas, son distintos de una persona a otra. No obstante, algunos de los más frecuentes son: dolor abdominal, indigestión o gases; estreñimiento o, en otros casos, diarrea y Náuseas y vómitos. Así mismo, a más largo plazo, puesto que los intestinos no absorben todos los nutrientes necesarios, se produce una carencia de vitaminas y minerales que se muestra con fatiga, propensión a la aparición de hematomas y úlceras bucales, depresión o ansiedad y, en los niños, retraso en el crecimiento.

Además, los pacientes de Celiaquía tienen propensión a desarrollar otras enfermedades (lo cual no significa que las vayan a padecer). Entre éstas se encuentran los trastornos auto-inmunitarios como el Lupus o la Artritis reumatoide, la Diabetes tipo I, el Cáncer intestinal, el Linfoma en esa misma parte del organismo o la Enfermedad de Addison.

Aunque se trata de una enfermedad que no se puede curar, su tratamiento no puede ser más sencillo. Basta con aplicarse una dieta libre de gluten para poder llevar una vida completamente normal. Hoy día, existen muchos fabricantes que lo eliminan de sus productos así que resulta más fácil que hace unos años. Sin embargo, estos alimentos suelen ser bastante más caros y ello ocasiona no pocos trastornos a los enfermos.

Fuente: Asociación Celíaca Argentina.

Foto: Boca Dorada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...