¿A quién le cuesta más dejar de fumar: a los hombres o a las mujeres?

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Montreal afirma que los hombres tienen más facilidades para dejar de fumar que el sexo femenino.

Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá) y que recoge la revista ‘Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention’ publica que el sexo femenino tiene más dificultades para dejar de fumar.

De esta forma, los investigadores realizaron un estudio sobre la adicción del tabaco de los jóvenes a más de 1.293 estudiantes de diferentes géneros. El principal objetivo es averiguar si los hombres tienen más posibilidades de dejar de fumar, o por el contrario son las mujeres. ¿Qué mostraron los resultados?

El estudio de la Universidad de Montreal (Canadá) reveló que los chicos son un 80% más propensos a dejar de fumar que el sexo femenino. Mientras que los adolecentes mayores tiene el 30% de posibilidades de dejar de fumar. Además, el 44% de los participantes de la encuesta practicaban deporte. Las personas deportistas tienen más posibilidades de dejar de fumar que aquellas personas que no realizan ningún tipo de actividad física.

La encuesta no ha tenido un proceso corto sino todo lo contrario. Los investigadores recolectaron datos cada tres meses durante cinco años hasta que los estudiantes completaron su formación académica obligatoria. Tras el informe se ha demostrado que las mujeres tienen más dificultades para dejar de fumar.

Por otra parte, la edad a la que se deja de fumar es muy importante. Las personas que dejan de fumar de joven tienen menos riesgo de morir por enfermedades que aquellas personas que siguen fumando.

Las personas que dejan de fumar antes de los 30 tienen menos probabilidades de morir prematuramente, en cambio aquellas personas que dejan de fumar a los cincuenta disminuye el riesgo de muerte prematura en más del 50%.

Además, dejar de fumar mejora la salud física y aumenta la calidad de vida. Los beneficios después de dejar de fumar se notan enseguida: disminución de la presión arterial, a las 12 horas se normaliza el monóxido de carbono en sangre, mejora de la circulación y de la función pulmonar. Pasado un año, el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad y aumenta la energía en la persona, mientras que a los cinco años el riesgo de cáncer de boca, garganta y de esófago y vejiga disminuye al 50%.

Conclusión del estudio:

“En general, estos resultados apoyan la hipótesis de que a los nuevos fumadores que viven en familias con hábitos saludables en las que no fumar es la norma les resulta más fácil dejar el tabaco. Además es imprescindible comprender los factores que promueven el abandono del tabaco entre las niñas en comparación con los varones, para diseñar intervenciones específicas basadas en el género”.

VÍA/ muyinteresante

FOTO/ Javier Ignacio Acuña Ditzel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...