¿Qué rasgos tienen las personas inmaduras?

Una serie de factores nos pueden ayudar a identificar a las personas que son inmaduras aunque ya sean adultas.

Rasgos de la inmadurez

¿Qué es la inmadurez? ¿qué nos lleva a comportarnos de forma más o menos inmadura? ¿y cómo reconocer a aquellas personas que son inmaduras y cuyo comportamiento puede terminar afectándonos si nos vemos dentro de su espiral de inmadurez? No es que ser inmaduro sea sinónimo de la peor calamidad que podamos encontrarnos en la vida, pero sí es cierto que suele atribuir una serie de problemas y situaciones que no suelen ser agradables en una convivencia diaria con otra persona. Los expertos, a fin de saber si nos encontramos ante alguien inmaduro, recomiendan que nos fijemos en una serie de factores.

La inmadurez se muestra, por ejemplo, con la costumbre de no asumir responsabilidades y buscar siempre una persona culpable que pueda ser objeto de todo lo malo que hayamos hecho. Dicho de una forma más simple, es el proceso clásico de echarle la culpa a otra persona de aquello por lo cual nosotros tendríamos que pedir disculpas.

Otro factor fácilmente reconocible es el egocentrismo, el depositar toda la atención, el interés y la búsqueda de beneficio en una misma persona y no en otros individuos. Para madurar hay que reconocer que no somos el centro del universo y que no todo gira alrededor de nuestra persona por mucho que a veces nos pese.

La tercera parte de la inmadurez vinculada al carácter de un individuo la vemos en la dependencia. Si muchas veces se dice que las personas deberían viajar por el mundo y a ser posible hacerlo en solitario es porque esto ayuda a madurar. Lo contrario, lo que deriva en inmadurez, es depender de los demás para prácticamente todo. La inmadurez impide encontrar una identidad propia y se atribuye a muchas personas sin importar de quién dependamos. Un hijo puede depender de sus padres, un padre de sus hijos, un individuo de su pareja o de cualquier otra cosa. La dependencia se puede atribuir también a cosas inmateriales, a lugares o a costumbres. Esta dependencia no solo la atribuyen a su contacto diario, sino también a las decisiones que toman, que normalmente las sopesan en todos los aspectos con los individuos de los que dependen.

La inmadurez también se refleja en la falta de capacidad para asumir cualquier tipo de compromiso, sea de mayor o menor importancia. La madurez lleva a ver que en ocasiones hay que comprometerse, arriesgarse y confiar en una decisión determinada.

Foto: mikegi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...