¿Qué le ocurrió a Maria Schneider en la película El último tango en París?

Maria Schneider tuvo una de las experiencias más terribles de la historia mientras rodaba la película El último tango en París.

Actriz Maria Schneider

Nos gusta pensar o al menos imaginar, que este tipo de cosas ya no ocurren en la actualidad. Auténticas barbaridades a las que se ven sometidas jóvenes actrices por placer y voluntad de sus directores. No obstante, sabemos que continúa ocurriendo, y eso no deja de ser trágico. Pero la historia de la actriz Maria Schneider, ya fallecida en 2011, debería servir como testimonio de lo que puede dar, pero también quitar, el mundo del cine y la interpretación.

Cuando se encontraba rodando en 1972 uno de sus primeros papeles principales, esta joven parisina se encontró con la dureza de uno de los directores más egoístas y absolutamente impredecibles del cine: el italiano Bernardo Bertolucci. El cineasta estaba una mañana desayunando con la estrella de su cinta, el conocido Marlon Brando, cuando observó la forma en la que el actor untaba la mantequilla en el pan. Eso le dio una idea. ¿Por qué no incorporaban un estilo distinto al previsto en una de las escenas más duras de la película?

Pero no solo incluirían esta escena, que ya es conocida como “la escena de la mantequilla”, sino que además no informarían a la protagonista femenina de la intención que tenían. Eso, lógicamente, produjo una serie de reacciones adversas que sorprendió a todos los involucrados.

La escena en cuestión muestra cómo el actor utiliza mantequilla para abusar de la chica, una joven que está asustada y que tiene tanto miedo que la escena parece real. Pero el error se encuentra justamente ahí, en creer que la escena no es real. Porque lo que quería Bertolucci era lograr que la protagonista transmitiera en su escena el dolor y el miedo que se puede sentir en una de estas situaciones. Como podéis entender, someter a esa situación a una joven actriz, a cualquier persona, fue una barbaridad, una situación absolutamente denunciable en todos los aspectos.

Con el tiempo la historia salió a la luz e incluso el director reconoció lo que había hecho. A él le causó una complicación en cuanto a moralidad y a la persecución interna que suponemos se hizo así mismo con el paso de los años. Pero a la actriz, a la joven Maria Schneider, le supuso tener un dolor constante, un miedo irrefrenable a todo y una pesadilla que la acompañó a partir de ese momento. Su vida quedó marcada, derivó en las drogas y en otros problemas y a partir de ahí todo fue cuesta abajo. En el año 2011 falleció a los 58 años tras aparecer en películas como Los actores, Las noches salvajes o Una mujer como Eva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...