¿Qué es la crianza hygge?

El método de crianza hygge tiene resultados muy positivos en Dinamarca, donde sus ciudadanos siempre están felices.

trucos para criar a los hijos

A cualquier padre le preocupa el bienestar de sus hijos. Son las futuras generaciones y hay que cuidarlos y educarlos muy bien para que crezcan siendo unas buenas personas. En este sentido se incide muchísimo en la felicidad de los pequeños. ¿Los niños de hoy día son realmente felices? Si tienes hijos seguro que entiendes esta pregunta, no hay nada mejor que ver a tu hijo sonreír todos los días.

¿Pero estaremos educándolos correctamente? Esa es la pregunta del millón. No sabemos si lo estaremos haciendo bien o mal pero seguro que podemos mejorar y para ello tenemos de ejemplo a los daneses. ¿Los daneses? Lo decimos porque esta sociedad lleva más de 40 años consecutivos siendo los primeros de la lista del World Happiness Report, el informe de la felicidad en el mundo que se realiza de forma anual.

Cuarenta años son muchos años. ¿Cuál es el secreto de su felicidad? Pues el pilar de la felicidad para los ciudadanos de Dinamarca se basa en la crianza hygge. Se trata de un método educativo muy asentado en este país que hace que los niños daneses sean los más felices del planeta.

No tenemos una traducción exacta de lo que significa esta palabra, pero sí sabemos en qué consiste este modelo de educación que se ha impuesto en Dinamarca desde hace ya muchos años. La crianza hygge ha permitido a los daneses que gocen de un buen índice de felicidad, el más alto que existe en el mundo por delante de otros 155 países. Un año más vuelven a coronarse como los primeros del ránking elaborado por el Instituto de Investigación de la Felicidad y la Universidad de Columbia.

Aunque Dinamarca tiene otros muchos factores que benefician esta situación, como que es el segundo país más seguro del mundo, que apenas se conocen casos de bullying o que el sueldo medio supera los 4000 euros, la verdad es que gran parte de la felicidad se debe al método hygge.

Esta técnica consiste en llegar a un estado mental muy filosófico. La base de la educación es disfrutar de los pequeños placeres, encontrar aquello que nos hace sentir bien y dejar a un lado el estrés o los problemas que no llevan a nada. En definitiva, llegar a una paz interior y conseguir lograr ese bienestar tan ansiado por muchos. En Dinamarca los adultos lo llevan a la práctica y se lo transmiten a sus hijos, así los niños daneses se presentan como personas seguras, poco egoístas y sobre todo muy felices.

Un método educativo que está dando tan buenos resultados seguro que se basa en unos principios excelentes. Precisamente esto es lo que ocurre con la crianza Hygge. La idea principal de esta técnica es que debe haber una gran conexión entre los padres y los hijos. Nosotros estamos acostumbrados a ir a contrarreloj en muchas ocasiones, hacer miles de cosas a la vez y utilizar de forma constante las nuevas tecnologías: la televisión, el ordenador, el móvil… pero todo esto se debe dejar a un lado cuando estamos con los hijos en casa. Los daneses encuentran el momento perfecto para encontrarse con sus pequeños, se muestran relajados, realizan actividades juntos y pasan muy buenos ratos en familia. La filosofía es “lo importante es estar juntos”.

usar el método Hygge

Así hay que destacar que los daneses apuestan mucho por el diálogo. La crianza hygge se basa en esta idea, los padres deben hablar con sus hijos, escucharlos, saber cuáles son sus opiniones o sus inquietudes. Cualquier momento es bueno para mantener una conversación con tu hijo, pero principalmente suelen hacerlo durante la cena. Los ciudadanos de Dinamarca hacen una vida muy familiar y por eso el método hygge también se relaciona con la infraestructura del hogar. Si queremos que la familia esté unida nuestra casa debe estar bien acondicionada. Es muy importante que los niños cuenten con habitaciones para jugar y sobre todo tener elementos cotidianos que puedan compartir con los padres. Aunque te parezca mentira los daneses utilizan mucho las luces tenues, cómodos cojines o las mantas. Todas estas cosas servirán aún más para estrechar los lazos familiares.

Haciendo hincapié en los juegos podemos decir que los niños de Dinamarca suelen ser muy independientes. De hecho, el método hygge apuesta por el juego en libertad, que sea el niño el que ponga en marcha su imaginación e invente todas las actividades que quiera y tenga una vía de entretenimiento. Los padres les dejan su espacio es algo así como una educación por descubrimiento. Las madres danesas no son precisamente protectoras y si notan que sus hijos pueden estar en peligro se acercan rápidamente, pero para explicarles los riesgos que pueden correr.

Finalmente la crianza hygge también está estrechamente relacionada con la naturaleza. Los niños daneses suelen llevar a cabo múltiples actividades en el bosque o en el campo. Para ellos hacer cosas al aire libre es beneficioso, ya que desarrollan una mayor autonomía y no existe el déficit de atención. El objetivo es que el niño experimente por sí mismo y crezca siendo una persona autosuficiente.

Foto: ambermcauleyPexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...