¿Qué conductas inundan nuestros sueños?

Soñar despiertos, hablar mientras dormimos o la sensación de caerse son algunas conductas comunes en todas las personas. Existe explicación psicológica pero es más divertido buscar el significado enigmático.

dream

Cuando hablamos de sueños, pesadillas o incluso sensaciones cuando estamos descansando, siempre encontramos coincidencias con amigos y conocidos. Sentir que nos caemos, que no podemos movernos, incluso que no podemos hablar. Estas conductas que experimentamos son producto de algunos estados mentales que atravesamos durante diferentes etapas del sueño, pero realmente no son sueños directamente.

La sensación de inmobilidad no se produce realmente durante el sueño, pues se origina cuando el individuo está entrando en esta fase, por lo que muchas veces se cree estar despierto. Se denomina alucinación hipnogónica y le ocurre a la mayoría de las personas en varias ocasiones. La alucinación a veces es más fuerte, pues se crea la sensación de caer o de imaginar sombras o intrusos a nuestro alrededor. Cuando estamos despertando se produce otro tipo de alucinación, la hipnopómpica. Esto se origina muchas veces cuando no descansamos bien, pues creemos vivir algo que no se puede distinguir de cualquier experiencia ya vivida, tiene un fuerte contenido de realidad.

Cuando dormimos estamos expuestos a proyectar en nuestro cerebro miedos y sensaciones negativas que nos abordan en nuestra vida habitual. Las pesadillas es el formato más común y tienen un gran impacto sobre la persona, pues las imágenes pueden ser memorizadas con claridad. Los terrores nocturnos son otra versión que se produce entre las diferentes fases del sueño. Es mucho más espectacular que una pesadilla, produce sudores, agitación y aceleración del ritmo cardíaco  Lo más sorprendente es que no suelen ser recordadas, es decir, no se tienen imágenes mentales, solo la sensación de miedo.

Las conductas durante el sueño alcanzan su máximo exponente de actividad en el sonambulismo. El individuo que lo sufre desarrolla cualquier tipo de actividad motora, desde la más sencilla como caminar o hablar, a la más compleja como cocinar o vestirse, todo esto en un estado totalmente inconsciente. No está relacionado con los sueños, pues ocurre durante la fase No-REM, y aunque comúnmente no se considera peligroso es conveniente controlar a las sujetos que desarrollen esta conducta.

La peor faceta del sueño son los delirios o trance, se produce cuando se confunde realidad con imaginación y puede generar problemas mentales realmente graves, pues el sujeto pretende vivir al ritmo interno de sus ideas. La otra cara son los sueños diurnos. Muchos son fanáticos de soñar despiertos, divagaciones sobre nuestras preocupaciones o deseos que se producen cuando nuestra mente se sumerge en la imaginación más profunda.

¿Has sufrido alguna de estas conductas? Igual esto puede aclarar algunas ideas, pero el ser humano no dejará nunca de buscar una explicación enigmática a las sensaciones que experimenta al dormir.

Vía/ Planeta Curioso

Foto/ Melody Campbell

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...