Psicopatología: algunos síndromes poco frecuentes

Es indudable que la mente humana es muy compleja y, a pesar de los avances, aún continúa siendo un misterio para la Ciencia. La mejor muestra es la cantidad de enfermedades que se originan en ella por causas inexplicadas. Algunas son realmente crueles y extrañas. Aquí las repasamos.

Sin duda, la mente humana continúa siendo un gran misterio para la Ciencia. A pesar de los muchos avances que se han obtenido en las últimas décadas, hay muchos recovecos de ella que aún necesitan un profundo estudio y la mejor muestra son algunos síndromes que la psicopatología ha caracterizado pero que no poseen una explicación científica.

Entendemos por síndrome en esta disciplina a un conjunto de síntomas que se repiten con arreglo a un patrón más o menos común y que presentan cierta identidad por sus características pudiendo relacionarse con alguna enfermedad. Además, es muy habitual que las personas que coinciden en padecer algún tipo de síndrome presenten una conducta similar.

La Psicopatología no es capaz de explicar muchos de estos síndromes.

La Psicopatología no es capaz de explicar muchos de estos síndromes. En la imagen, una alucinación.

Indudablemente, en el amplio mundo de la Psicología, existen muchos de ellos y algunos realmente extraños. Así ocurre, por ejemplo, con el llamado Síndrome de Capgras en honor a uno de los científicos que lo describieron, el francés Jean Marie Joseph Capgras en 1923. También conocido como Ilusión de los dobles, consiste en que el enfermo cree que una persona –generalmente muy próxima a él- ha sido reemplazada por un doble exacto en el aspecto físico (aunque no en el psicológico). Su causa es desconocida pero habitualmente se da en el contexto de otro padecimiento: la Psicosis paranoide esquizofrénica. Sin embargo, no se descarta una posible causa orgánica.

Estrechamente relacionado con el anterior está el Síndrome de Fregoli, descrito por Courbon y Fail en 1927, ya que consiste en que el paciente cree que personas conocidas poseen otra identidad o, por mejor explicarlo, el enfermo piensa que es perseguido por una persona a la que ve en todas partes y que es capaz de adoptar la apariencia de alguien conocido. Se da frecuentemente en los aquejados de demencia. Cierto parecido con éste guarda la llamada Ilusión de Metamorfosis, que consiste en que el paciente cree que las personas de su entorno se intercambian el aspecto.

Pero más extraño si cabe es el Síndrome de los Dobles Subjetivos o Dobles del Yo, descrito en 1978 por Cristodolou. El enfermo cree que otras personas se han transformado en él mismo. A su vez, este cuadro puede ser de tres clases: el de tipo Capgras, cuando los dobles ficticios se encuentran activos en el entorno del paciente; el de tipo Autoscópico, cuando éste ve dobles de sí mismo en otras personas u objetos y, por último, el de tipo Invertido, que es el más extraño de todos, ya que el enfermo cree ser él mismo un impostor. Desgraciadamente, todos estos crueles padecimientos tienen una difícil curación.

Fuente: Psicología Online.

Foto: Paukrus.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...