Psicología a la mesa: Si se come con tenedores grandes y vasos pequeños, se come menos

Comprender la mente humana es todo un reto científico.Y cada vez las investigaciones nos aportan datos muy curiosos que nos dejan boquiabiertos ante como podemos comportarnos frente a distintos estímulos. Hoy en nuestro post Psicología a la mesa: Si se come con tenedores grandes y vasos pequeños, se come menos, les enseñamos como pueden engañar a su cerebro, y comer menos quedando igualmente saciados.

psicología comer menos

Comer menos depende de los utensilios que usemos en la mesa

Brian Wansink acaba de publicar una investigación en la que se demuestra eso que se dice en la sabiduría popular, que los comemos por los ojos. Y es que resulta que según los utensilios con los que pongamos la mesa vamos a comer más o menos quedándonos igual de llenos.

Según este estudio, que pueden ver completo en el link que les dejo al final del post, si usamos tenedores grandes vamos a comer mucho menos, al igual que si nos llevamos más comida a la boca. Lo mismo ocurre, si el plato es pequeño, y aunque parezca que se contradice con lo que se decía hasta ahora, lo cierto es que como la respuesta fisiológica que nos indica que estamos llenos tarda en llegar, y el estímulo visual de que nos quede más o menos comida en el plato nos indica cuando debemos empezar a parar.

Pero esto no es todo. Y es que el estudio va más allá y nos demuestra que también la bebida nos entra por los ojos. Resulta que si quieren beber más y de paso reducir la saciedad con los platos que se llevan a la boca, entonces no se les ocurra poner en la mesa un vaso alto y delgado, porque hará que su consumo de líquido se reduzca. Sin embargo, si apuestan por los vasos chatos y anchos, el ojo les obligará a beber mucho más.

La verdad es que parece increíble, pero es verdad que eso de las apariencias engañan, y ahora que se acerca el verano, con todas estas técnicas para comer menos y beber más, de seguro que a más de uno se les enciende la bombilla para ponerse a dieta y llegar al verano con unos cuantos kilitos de menos. En fin, que a veces la ciencia también nos descubre estas cosas tan curiosas de las que no solo podemos aprender un poco más de nuestro cerebro y de como interpreta los estímulos, si no también encontrarle una aplicación práctica.

Más info |  Good Lifestyle

Imagen | Verónica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...