La hipnosis, una poderosa herramienta de la Psicología

Al margen de los lamentables espectáculos que vemos en televisión y que nada tienen que ver con ella, la hipnosis terapéutica es una potente herramienta para los psiquiatras y psicólogos, que la usan como terapia para tratar determinadas enfermedades e incluso el tabaquismo. Aquí explicamos en qué consiste y cómo se aplica.

Estamos acostumbrados a ver en televisión bochornosos espectáculos en los que un supuesto hipnotizador duerme a personas del público y consigue que ladren como si fueran un perro o crean estar en medio de una batalla, por poner dos ejemplos habituales. Sin embargo, como sucede con la magia, éstas son actuaciones trucadas que nada tienen que ver con la verdadera hipnosis, aquella que es utilizada por psicólogos y psiquiatras como una poderosa arma para tratar determinadas enfermedades.

Frente a esos shows televisivos, debemos señalar que, en la hipnosis terapéutica, ya practicada por Sigmund Freud, no se duerme al paciente sino que se trata de un proceso muy distinto. En primer lugar, se pone en práctica una fase previa llamada “de indicción” durante la cual se le transmiten sugestiones con objeto de que se relaje. Para ello, se le invita a imaginar situaciones agradables como, por ejemplo, que se halla en un bello paisaje y hace un día bonito.

foto de una sesión de hipnosis

Una pionera sesión de hipnosis

Una vez hecho esto, el psicólogo propone al paciente que experimente cambios en sus sensaciones y percepciones y, en un estadio más profundo, incluso en sus pensamientos y conducta. Se trata, por tanto, de un estado momentáneo de la mente de la persona que le ha sido inducido por el profesional durante el que el procesamiento de la información –ya sean imágenes, sonidos o sensaciones internas o externas- ejerce un gran impacto sobre el aprendizaje. Como vemos, este proceso tiene muy poca relación con los citados espectáculos televisivos.

Ahora que está tan en auge dejar de fumar, la hipnosis terapéutica constituye una potente herramienta para conseguirlo (aunque no a todo el mundo le resulta válida). Pero no sólo se utiliza para esto. Los psicólogos y psiquiatras lo usan frecuentemente en el tratamiento de las fobias, el dolor, la memoria y los trastornos de atención y aprendizaje.

Incluso existe una variante del proceso que se denomina auto-hipnosis y que permite al paciente realizar este ejercicio por sí mismo con la supervisión del especialista. Éste le enseña a usar la auto sugestión mediante una serie de técnicas. De este modo, aquél puede realizarla en su propia casa consiguiendo un mejor control sobre sí mismo y, especialmente, una mayor relajación. En suma, la hipnosis es una útil herramienta terapéutica para tratar determinados problemas de la mente. Lo que vemos en televisión o afirman supuestos parapsicólogos no es más que un espectáculo en el que hay la misma verdad que cuando un mago corta a una persona por la mitad.

Fuente: De Psicología.

Foto: El Bibliómata.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...