El ambiente de la ciudad potencia que los individuos sean más innovadores

Parece que el lugar donde vivimos podría influir más de lo que podríamos llegar a imaginar. Y es que hoy en nuestro blog Qciencia vamos a ver hasta donde puede llegar a afectarnos el ambiente que nos rodea a la hora de ser de una u otra manera, o a la hora de desarrollar más o menos características. Me explico mejor. Resulta que hay quienes defienden que por norma, los individuos que viven en las ciudades son más innovadores. ¿Por qué estas teorías? ¿Carecen de algún valor científico o de verdad no todo se encuentra en nuestros genes?

Innovación en las grandes ciudades

Vivir en una gran ciudad hace que las ideas y la innovación se multipliquen

Geoffrey West, físico teórico del Santa Fe Institute estudiando la ley de Kleiber llegó a la conclusión de que era imposible de que aquellos principios que éste defendía se cumpliesen siempre. Y es que a mayor tamaño del organismo, más lento es su metabolismo, podía no ser aplicable a las ciudades, porque si se tiene en cuenta que éstas son un gran organismo, todo funcionaría según la ley de Kleiber: la delincuencia, el consumo de alimentos, el trabajo de la gente… Todo menos lo que tenía que ver con I+D. Solo en ese caso, dicha ley encontraba la excepción y parecía darse la vuelta en las ciudades, porque cuanto mayor era dicho organismo, es decir, la ciudad, su metabolismo casi se duplicaba. O sea, que en ciudades 5 veces más grandes, la innovación lo es 8,5 veces mayor. Según la ley, tendríamos un 5 en innovación.

Todo esto que les estamos contando es una teoría llevada a cabo por el profesor Geoffrey West, el cual ha dedicado años a la investigación antes de plantearla como tal y que ha conseguido gran prestigio a nivel mundial precisamente por ello, y al mismo tiempo, como todo buen científico que se precie, grandes detractores.

Y es que si fuese así, que no podemos decir que los datos lo nieguen, ni los ruidos, ni el stress, ni las distracciones sería capaces de frenar las ideas, si no que a mayor cantidad de gente concentrada mayor facilidad tienen éstas de expandirse y multiplicarse. Quizás esto, en los tiempos en los que vivimos indique que vamos a tener que ser más los que emigremos hacia la ciudad para encontrar esa tan preciada innovación que tanto nos hace falta. Aunque claro, siempre hay excepciones que confirman la regla, y mudarnos no siempre será sinónimo de que como por arte de magia, la musa de la inspiración llegue. ¿Ustedes qué opinan de todo esta historia? ¿Confían en esta teoría?

Foto | El primer paso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...