Aprender a meditar

En esta entrada aprendemos algunas técnicas que nos permiten realizar una meditación exitosa. Todos los seres humanos tienen el potencial para el éxito en la meditación, es simplemente cuestión de persistencia y de valorar nuestro propio esfuerzo.

Todos hemos oído hablar en los últimos años sobre la meditación. Esta disciplina que ya en los años sesenta y setenta era vista como algo excéntrico importado de oriente, hoy es visto como una valiosa herramienta para eliminar el estrés, para sentirse bien con uno mismo y con los demás, y hasta para curar enfermedades. Aquí vamos a revisar algunos puntos importantes para iniciarnos en el arte de meditar. Lo primero es no fijarnos límites para nuestra meditación, es decir podemos trazarnos metas tan altas como deseemos.

Debemos utilizar la meditación para alcanzar la inspiración, la visualización de cosas agradables, iluminación y paz interior, entre otros muchos beneficios que llegarán aparejados. Debemos entender que la meditación nos será muy útil para conectarnos con el mundo. En ese camino no debemos equivocarnos y apartarnos de él. Si la meditación nos lleva en un viaje a nuestro interior es para conocernos mejor y por tanto poder conectarnos mejor con el mundo exterior.

Algo importante para llevar a cabo nuestras sesiones de meditación será encontrar un lugar privado y especial en donde no tengamos interrupciones ni distracciones. Un ambiente pacífico y armónico es indispensable en estas primeras instancias. Cuando tengamos un nivel avanzado lo podremos hacer en cualquier lugar. Antes de empezar con la meditación propiamente dicha, hay que comenzar por la relajación y lo hacemos respirando rítmicamente mientras vamos desconectando nuestros sentidos del mundo exterior.


En esta instancia muchos pensamientos vendrán a nuestra mente. No debemos interferir con ellos, simplemente ser consciente de ello. También es importante que meditemos todos los días y si es posible dos veces al día. En los días que por alguna razón estemos desmotivados o desconcentrados podemos poner en práctica un truco que consiste en colocar una vela a corta distancia de nosotros, a la altura de los ojos y concentrarnos en la flama azul.

Es recomendable tener un maestro al que siempre podamos acudir en busca de consejo y guía. Pero nunca debemos olvidar que dentro de nosotros reside un maestro también. El lenguaje de este maestro es la serenidad, la calma y la actitud positiva, y siempre podremos acceder a él mediante estos principios. Siempre debemos tener presente que cada ser humano tiene el potencial para tener éxito en la meditación y lo único que diferencia a unos de otros son los obstáculos que aparecen en el camino.

Fotos:

1 meditando tomada de flickr por dezinhauel

2 vela para concentracion tomada de flickr por sietecoyote

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...