¿Qué hacer si te cortas con un papel?

El papel puede cortar y dejarnos heridas muy feas, así que os explicamos qué hacer en esas situaciones.

corte

A todos os habrá pasado alguna vez: tocar un papel de una manera aparentemente inocua acaba con que tengáis una buena herida en vuestra mano (u otra parte del cuerpo). Por lo general la mano y los dedos son las zonas que más sufren estos cortes producidos por el papel. Y aunque nos ha pasado en repetidas ocasiones todavía nos sorprendemos de que esto pueda ser posible. En esta situación es conveniente reaccionar siguiendo una serie de pasos que os permitan aliviar la herida lo antes posible para que no empeore después.

1. El método recomendado

Lo primero es lo primero, en cuanto veamos el corto vamos al grifo para poner la herida bajo el agua fría del mismo. Esto evitará infecciones y hará que cualquier efecto adverso pueda quedarse dentro de la herida. Además, notaréis cómo el agua puede ser un buen sistema para que se reduzca el picor que produce el corte. En el proceso de limpieza tenemos que usar un poco de jabón para hacer espuma y que así la herida pueda quedar totalmente limpia. Pero no nos pasemos en el frotado, porque eso puede llegar a ser incluso peor. Seamos sensibles.

Cuando nos hayamos enjabonado bien tenemos que volver a poner la herida bajo el agua hasta que no quede ni rastro del jabón. Como podéis ver, es el proceso habitual para cualquier tipo de herida que seguramente ya realicéis de manera automática en muchos casos.

Ahora no penséis en usar ningún producto sanitario en la herida. Es mucho mejor que la dejemos al aire y que el aire vaya ocupándose de trabajar en el secado. La única excepción ante este tipo de corte es que todavía nos sangre. Es algo bastante raro, puesto que estamos hablando de cortes muy superficiales que no suelen implicar unas heridas muy profundas. Si te sigue sangrando utiliza una toallita para hacer presión hasta que ya no salga sangre. Y luego libera la herida al exterior. A partir de ahí solo tendrás que esperar y verás cómo pronto la herida ya se ha cerrado, quedándote una línea visible como registro de lo ocurrido.

2. Métodos alternativos

Para nosotros lo primero siempre es el método oficial, el que está recomendado por los especialistas del mundo de la salud. Pero es cierto que hay otras formas de paliar este tipo de heridas, unas más eficientes que otras. Pueden funcionar o no dependiendo del caso, de la situación, de la suerte y de muchos otros factores que no vamos a contabilizar. Conviene tener en cuenta que quizá no sea lo más recomendable que deberíamos hacer.

Uno de los métodos preferidos por la abuela del siglo actual es el uso del aloe vera. Hay como una pequeña obsesión por esta planta, pero se dice que si utilizamos algún producto que pueda entrar en contacto con heridas (un gel, por ejemplo) con aloe vera lo que haremos será ayudar a que el corte se cierre mucho antes. Es posible que tampoco tengamos muchos motivos de acelerar el proceso, salvo que la herida nos la hayamos hecho en una parte de la mano que resulte fundamental para el día a día y nuestro trabajo.

Otra opción es usar miel orgánica, la natural, no la de bote que ya ha sido procesada y que prácticamente ha dejado de ser miel hace mucho tiempo. No hay que hacer mucho más allá que untar la miel por la herida y veremos que al final la herida se cerrará antes. Con lo pegajosa que es la miel no sabemos cómo acabará la cosa, pero lo hemos comprobado en la red y hay muchas personas que tienen costumbre de utilizar este método. Así que suponemos que no están equivocadas.

Y como último recurso si somos aficionados a la compra de remedios naturales seguro que conocemos un montón de elementos que nos pueden venir muy bien para acelerar la curación. Ya hemos dicho que todo esto es ambiguo y subjetivo en algunos aspectos, así que depende de vosotros. Por otro lado, según cómo lo miremos, hay que restar hierro a una simple herida producida por un trozo de papel. Es algo que puede molestar mucho si nos pasa en zonas de flexión, pero en los demás casos no pasa de ser una mera curiosidad. Así que si os ha pasado y no tenéis prisa por curaros antes, os recomendamos las pautas del método principal.

Lo que sí os podemos recomendar es que tengáis mucho cuidado con el papel, con cartas, folletos, folios y muchos otros tipos de medio impreso que pueden llegar a dejarnos algunas marcas nada favorecedoras. Hay personas que tienen costumbre a cortarse así cuyas manos parecen las de quienes han trabajado con espadas durante toda su vida. La precaución siempre es el mejor medio para solucionar un problema con heridas que nos hayamos hecho.

Foto: corte vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...