¿Qué hacer ante una electrocución?

El grado de electrocución depende de las características personales de cada individuo

enchufe

Aunque no suele ser habitual sufrir una electrocución, ya que la mayoría de viviendas y edificios cuentan con un mecanismo que permite que salten los plomos cuando se produce una subida de tensión, nunca está de más saber cómo actuar ante una situación de este tipo.

Para comenzar, la aparición de lesiones como consecuencia del contacto con un conductor eléctrico depende, tanto de las características de la corriente, como de las circunstancias propias del electrocutado, de entre las que destacan si está mojado o si se encuentra tocando el conductor y el suelo al mismo tiempo.

En cualquier caso, el contacto del cuerpo humano con una corriente eléctrica puede provocar la aparición de graves lesiones, sobre todo si se origina en un circuito cerrado y las características de la corriente son muy potentes. Es por ello, que la gravedad de las lesiones puede venir condicionada por los siguientes factores:

  •  El tipo de corriente: siendo más lesiva la alterna que la continua.
  • La tensión: por lo que cuando más alta sea ésta- que se basa en el voltaje-, más peligrosa será la corriente eléctrica.
  • Intensidad: cumpliéndose la norma de, a mayor intensidad, mayor gravedad de las lesiones.
  • Tiempo: como es evidente, cuando más dure la exposición a la corriente, más importantes serán las lesiones posteriores.
  • Humedad: ya que la presencia de humedad sobre la piel facilita el paso de la corriente. Y es que no podemos olvidarnos de que el agua es mucho más conductora que el aire.
  • Factores personales: según las características personales, hay individuos especialmente sensibles a las descargas eléctricas.

Con respecto a los efectos locales de una descarga eléctrica, destacan las quemaduras, que tienen características muy peculiares. Normalmente se observa en las mismas un área de piel ovalada definida, indolora y de color entre gris y blanca. Hay que tener en cuenta que, aunque a simple vista, parece que no tienen gravedad, pueden derivar en complicaciones graves, por lo que es preciso que las analice un especialista.

También pueden provocar contracturas musculares, ya que el paso de corriente por un músculo puede dar origen a su contracción, o que también podría impedir que soltemos el conductor eléctrico causante de la electrocución.

En cuanto a efectos más graves, puede darse un paro cardíaco y/o respiratorio, consecuencia directa de la electricidad sobre el corazón y la musculatura. Sin olvidar las lesiones cerebrales. Este punto es decisivo, ya que la manifestación más inmediata de los efectos de una corriente eléctrica sobre el tejido cerebral es la aparición de coma.

Por todos estos motivos es extremadamente importante ir con sumo cuidado ante corrientes eléctricas y, en caso de padecer una descarga, consultar a un especialista.

Foto: la_hire

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...