Cómo prevenir las enfermedades ‘de verano’

El verano está a la vuelta de la esquina y, con él, algunas enfermedades que se prodigan en esta época. Intoxicaciones, deshidratación, ahogamientos o el temido ‘golpe de calor’ son algunos de los peligros que nos acecharán en próximas fechas.

Estamos en mayo, ya se acerca el verano. En cuanto nos queramos dar cuenta, lo tendremos aquí. Al menos, los que vivimos en esta parte del mundo. Para quienes nos lean desde otra, aunque no lo tengan a las puertas, el tema que nos proponemos tratar será de su interés cuando les llegue y nosotros estemos ateridos de frío. Porque este asunto no es otro que las enfermedades ‘de verano’.

Las piscinas pueden producir hongos o infecciones

Las piscinas pueden producir hongos o infecciones

Y no las llamamos así porque los agentes que las provocan sólo trabajen en esta estación, sino porque su frecuencia es mucho mayor en esta época del año ya sea por hábitos propios de ella, ya por cuestiones meteorológicas.

En efecto, las altas temperaturas, la alimentación, los bañoslas bacterias y virus varios acarrean más de un disgusto en verano. A ello se suma que, al estar de vacaciones, muchas veces bajamos la guardia y nos cuidamos menos. Por ello, corremos mayor riesgo de contraer ciertas enfermedades.

Una de las más peligrosas que nos acechan es el llamado ‘golpe de calor’, que puede llegar a ser mortal. Se produce por la falta de evaporación del calor interno del cuerpo. Cuando la temperatura exterior supera los cuarenta grados –más que la producida  por el organismo- el calor de nuestro cuerpo puede bloquearse, es decir, no sale al exterior. Al permanecer en nuestro organismo, éste sube de temperatura y, si no se ataja a tiempo, puede provocar un shock que, salvo que sea tratado, es mortal.


Otro problema mucho más leve, pero también más frecuente en verano, es la deshidratación. Ésta se produce por la pérdida de líquido y sales del organismo, debido al sudor, que, a su vez, es la respuesta natural de nuestro cuerpo a las altas temperaturas. Su tratamiento es mucho más sencillo: basta con beber agua u otros líquidos.

La comida, en verano, se conserva peor y puede producir intoxicaciones

La comida, en verano, se conserva peor y puede producir intoxicaciones

En verano, comemos más días fuera de casa. Y, por otra parte, los alimentos se estropean antes, debido al calor. Por ello, también es frecuente que se produzcan intoxicaciones alimenticias. Consecuentemente, debemos tener cuidado con lo que comemos.

Por otra parte, el exceso de exposición al sol provoca, a corto plazo, quemaduras y, a largo, puede producir melanomas. Por ello, factores de protección, sombra y ropa son tres buenos aliados.

En fin, alergias, picaduras, infecciones, hongos o diarreas son otros de los peligros que nos esperan. En próximos artículos procuraremos facilitar ideas prácticas para librarnos de estas enfermedades.

Fotos: Piscina: Andre Engels en Wikipedia | Comida: Álvaro qc en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...