¿Cómo esquiar con seguridad y actuar en caso de una avalancha?

Si estás esquiando cuando se produce una avalancha es importante que pongas en práctica nuestras recomendaciones.

precauciones de avalancha

Aunque la primavera ha comenzado todavía queda temporada de nieve y no tardará demasiado en producirse el cambio de ciclo, así que es posible que estés leyendo esto en el próximo invierno. La nieve es la protagonista de las actividades invernales y es que deslizarse por ella durante horas es una sensación realmente gratificante.

Pero no debemos olvidar que muchas zonas donde podemos esquiar pueden llegar a ser arriesgadas pos culpa de las avalanchas. Durante este invierno no se han dado demasiadas con respecto a los años anteriores, pero lo cierto es que en las últimas semanas un gran número de pistas de esquí, sobre todo en Francia y Suiza, han sufrido las consecuencias negativas de las avalanchas cobrándose más de una vida.

Los riesgos a los que nos exponemos siempre van a depender de la región a la que vayamos a esquiar, pero elijamos la que elijamos para sentirnos seguros en las pistas es importante tener en cuenta una serie de consejos. Nosotros nos hemos basado en los de Henry Schniewid, un experto en avalanchas que ha hablado online sobre procedimientos de actuación en el caso de que nos encontremos en una situación como esta.

Información máxima

Antes de ponernos a esquiar durante horas debemos conocer a la perfección la pista en la que vamos a llevar a cabo esta actividad, así como la zona en la cual se encuentra ubicada. Para empezar tienes que tener claro la clasificación que establecen las autoridades con respecto al riesgo de avalanchas. Se enumera del 1 al 5, siendo el 1 el nivel más bajo y el 5 extremo. Una vez tenemos esto claro el siguiente paso va a ser informarnos sobre el pronóstico meteorológico de la zona. No todos los días amanece de la misma manera y si ves que el tiempo no va a estar claro es mejor que no salgas a esquiar para no encontrarte con alguna sorpresa desagradable. Para conocer la meteorología de la zona las autoridades suelen poner a disposición un boletín oficial que se actualiza constantemente.

Luego tendremos que fijar la ruta que vamos a tomar mientras esquiamos. Hay que tener en cuenta que la mayoría de pistas de esquí son muy amplias y ofrecen diferentes alternativas más o menos peligrosas en las que poder llevar a cabo esta actividad. Si eres principiante no te arriesgues y ve a esquiar en las pistas menos abruptas. Para establecer nuestro itinerario utiliza mapas de la zona y guías que estarán disponibles para ofrecerte toda la información que necesites. Además, los profesionales locales seguro que están dispuestos a ayudarte en todo lo que quieras.

Por último debes conocer los ángulos de pendiente que pueden presentar algunos puntos de la pista. No debes esquiar en zonas de una inclinación mayor a 30 grados, puesto que suelen ser las más peligrosas y las que tienen un mayor riesgo de avalancha.

El mejor equipamiento

Si ya has conseguido recopilar toda la información que necesitabas es la hora de escoger todos los elementos adecuados para ir a esquiar completamente equipado. Lo que no puedes olvidar nunca es el transceptor de avalancha, puesto que será el que delimite tu ubicación en caso de accidente. También debes coger una sonda y una pala que te serán de gran ayuda si queda alguien enterrado.

Apúntate los teléfonos de los servicios locales de rescate y te recomendamos que una vez que te hayas equipado antes de subir a la pista realices un curso de formación (2 o 3 horas) para saber perfectamente cómo utilizar el equipo de seguridad si se diera el caso. Pero sobre todo recuerda que vas a esquiar para divertirte, así que es mucho mejor rodearte de personas que no se dedican a competir con sus compañeros y que conocen la zona igualmente tanto dentro como fuera de la pista.


Estas medidas son geniales si queremos evitar una avalancha y esquiar de forma segura. Pero ¿y si nos quedamos atrapados? A veces por mucha precaución que llevemos las avalanchas pueden llegar a alcanzarnos. No hay que ponerse nervioso, para eso llevamos el equipo de seguridad, pero sí hay que saber cómo, cuándo y dónde usarlo.

Según el periodista Peter Hardy lo primero que tenemos que hacer es utilizar nuestra mochila ABS, así se pondrá en funcionamiento un airbag que nos ayudará a mantenernos en la superficie. Esta bolsa suele ser habitual entre los esquiadores, pero aún hoy en día hay quienes no la usan. En ese caso tendremos que llevar a cabo otras alternativas para salir de esa avalancha.

Uno de los trucos más utilizados es seguir esquiando y echarnos a un lado antes de que nos cubra la nieve. Las avalanchas tienen una sola dirección. Es indispensable que intentes siempre que puedas mantener la cabeza en la superficie. Esto requiere un gran esfuerzo, pero es la mejor solución, ya que de lo contrario quedaríamos enterrados y entonces sí que llegarían los problemas. Si la nieve nos ha cubierto por completo utiliza rápidamente el transceptor. La probabilidad de sobrevivir en esta situación es del 34%, mientras que si mantenemos la cabeza en la superficie el porcentaje asciendo al 90%.

Esquiar es uno de los deportes más populares en la época invernal, pero hay que tener mucho cuidado con los fenómenos naturales como las avalanchas que pueden truncarnos las vacaciones. Por ello si vives una situación parecida pon en marcha estos consejos y sé precavido siempre que subas a las pistas.

Vía: The Telegraph

Foto: Simon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...