Interpretar la pintura de Rubens

Pedro Pablo Rubens es uno de los grande pintores de todos los tiempos. Muy conocido por la exuberancia de sus figuras femeninas, las cortes europeas de la época se peleaban por contratarlo y tenerlo a su servicio. Aquí explicamos las claves para comprender su pintura.

A lo largo de la Historia, ha habido muchos grandes pintores, que han contribuido a engrandecer ese noble arte de reproducir en un lienzo hermosas escenas de la vida real o la mitología.

Uno de los más extraordinarios es, probablemente, el flamenco Pedro Pablo Rubens (Siegen, hoy Alemania, 1577-1640), poseedor de un estilo muy personal en el que confluyen las tendencias de la pintura barroca y su peculiar forma de concebir el arte.

Foto de una pintura de Rubens

El juicio de Paris, de Pedro Pablo Rubens

Formado en la escuela de varios artistas flamencos menores, como Tobías Verhaecht, un paisajista, Adam van Noort y Otto van Veen, completó su aprendizaje trasladándose a Italia. Allí, concretamente en Venecia, se empapó de las obras de los grandes pintores renacentistas: Tiziano, Tintoretto o Veronés. Y también conoció de primera mano la obra de Miguel Ángel.

Tras retornar a Flandes, trabajó como pintor de cámara del archiduque Alberto, Virrey de los Países Bajos, y su fama creció tanto que comenzó a ser llamado por todas las cortes europeas, incluida la española, en la que ejercería de mentor de otro grande de la pintura de todos los tiempos, Diego Velázquez.

Como decíamos, la pintura de Rubens sintetiza los elementos de arte barroco y sus propios gustos personales, es decir, su forma de concebir la pintura.

Entre sus rasgos más destacados, quizá el que más llama la atención es la presencia de cuerpos exuberantes. Sus figuras masculinas son musculosas y las femeninas mujeres carnosas y sensuales. Además, normalmente aparecen agrupadas en composiciones complejas incluso dando lugar a formas enroscadas.

En relación con ello se encuentra su modo de configurar el cuadro. Compone con esquemas diagonales y las figuras que conforman la obra están en movimiento. Se trata, por tanto de creaciones dinámicas.

Por otra, parte, Rubens utiliza colores intensos y cálidos, con pinceladas amplias y sintéticas. Todo ello es, probablemente influjo de la escuela veneciana, en especial de Tiziano.

En cuanto a la temática, Cultivó casi todos los géneros pictóricos pero muestra un especial gusto por la Mitología y el desnudo, algo en lo que se aprecia igualmente la influencia de aquél. En estas obras combina personajes históricos con otros del Olimpo en composiciones de carácter alegórico. Y es sobre todo en ellas donde da rienda suelta a su gusto por los cuerpos exuberantes y desnudos.

Fue, asimismo, un excepcional retratista que atiende más al vestido y el escenario del personaje –como símbolo de su clase socialque a su psicología. Y, junto a ello, pintó obras de tema religioso y paisajes.

La importancia de Rubens en la pintura posterior es extraordinaria y su valor artístico excepcional. Sin duda, se trata de uno de los grandes pintores de todos los tiempos.

Fuente: La Guía 2000 Arte.

Foto: El juicio de Paris: Arteademuz en Arte y Fotografía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...