¿Cómo enfrentarnos a los ojos hinchados y a las temibles bolsas?

Os damos una serie de recomendaciones que os permitirán eliminar las bolsas de los ojos y tener una mirada perfecta.

mantener mirada joven

Trabajamos muchas horas al día, dormimos poco y quizá no nos cuidamos lo suficiente para que nuestros ojos transmitan toda la energía y juventud que mostraban años atrás. Por ello es importante que intentemos sacar partido a consejos y trucos que nos den la oportunidad de mantenernos un poco más sanos y lograr que nuestros ojos reflejen lo que tenemos en nuestro interior: unas grandes ganas de vivir y de decirle al mundo que estamos llenos de energía y fuerza.

Lo primero que podemos hacer es utilizar remedios naturales tan sencillos como una bolsita de ginseng, colocándola encima de los ojos y ayudando así a que la piel se estire. Este truco viene de muchas décadas atrás y es una de esas cosas que las abuelas han ido transmitiendo con sus hijos. Lo cierto es que el remedio es más propio del uso de la manzanilla, pero el ginseng personalmente nos gusta mucho más para hacerlo. En cualquier caso, el alisado de la piel que proporciona es similar si usamos un producto u otro. Incluso existen alternativas que también son recomendables y que os gustarán más o menos dependiendo de la afinidad que tengáis con estas plantas, como es el caso de la menta o el té negro.

También tenemos que pensar en la importación de que los ojos no retengan líquidos, porque será lo que nos produzca las bolsas y ese aspecto que intentamos evitar. ¿Cómo hacerlo? Tan fácil como usar una segunda almohada.

No tiene porqué ser una segunda almohada si podemos conseguir una almohada mucho más grande de lo habitual que permita que nuestra cabeza quede un poco más elevada. La idea es que al dejar que la cabeza esté más alta los líquidos no se quedarán retenidos en los ojos y seguirán su circulación por el organismo, lo que ayudará a que por las mañanas no nos levantemos con ese aspecto que a veces nos asusta y que sabemos que requiere un trabajo extra de maquillaje.

Como tercera clave hay que pensar en el hielo. En algunos países venden toallitas heladas que se pueden meter en el congelador y que son de usar y tirar, estando dirigidas a que nos las pongamos en la zona de los ojos durante unos minutos (unos cinco, pero nunca más de diez) para que se produzca un efecto relajante que ayude a reducir la hinchazón. Algunas de estas toallitas incluso tienen superficies preparadas para el contacto con la piel, aunque lo más habitual es que tengamos que envolver la toallita en un trapo que evite el contacto directo para que no suframos ninguna quemadura.

evitar las bolsas

Una forma conveniente de hacer esto es con las bolsas de gel que venden en farmacias o con un apósito que hayamos bañado en agua fría el tiempo suficiente. Este tipo de remedio nos ayudará a que los ojos se beneficien del contacto, pero recordemos que nunca debemos hacer el contacto directo con la piel y que las sesiones entre ojo y ojo deberían ser de un total de diez minutos como máximo. El hielo siempre ha sido un recurso que nos ha ayudado mucho en distintas facetas de nuestro aspecto y que nos proporciona grandes formas de encontrarnos mejor, así que no sorprende que también sea un recurso valioso para ayudar a nuestros ojos.

Por último, pero no menos importante. Recordemos lo que siempre dicen las madres a sus hijas cuando todavía son jóvenes y están empezando a cuidar la piel: nunca os metáis en la cama maquilladas. Esta es una clave fundamental, porque irnos a dormir sin desmaquillarnos trae demasiadas consecuencias a las que nunca nos tendríamos que enfrentar simplemente por tener un poco de vagancia o pereza. Así que usar los productos adecuados para el desmaquillaje por las noches nos permitirá estar mucho mejor y exponernos a menos riesgos. Porque nunca le damos la suficiente importancia hasta que cuando nos despertamos por la mañana vemos los fatales efectos de no habernos desmaquillado.

Con estos consejos vamos a lograr que nuestros ojos estén más sanos y que irradien esa fuerza, energía, alegría y carácter que también reflejamos en nuestra voz o en los demás aspectos de nuestro cuerpo. Los ojos tienen la desgracia de quedar un poco abandonados cuando nos cuidamos o intentamos arreglar ciertos aspectos de nuestra cara, algo que deberíamos evitar por todos los medios, dado que la mirada dice mucho de nosotros mismos. Por supuesto, el uso de este tipo de ideas no tienen que estar en contraposición a que saquemos partido a productos de calidad que nos ayuden a combatir el cansancio o las arrugas.

Todo lo que podamos hacer para tener una mirada bonita es bienvenido y eso significa que aunque nos cueste tenemos que intentar esforzarnos un poco en conseguirlo. Al final cuando veamos los resultados lo agradeceremos muchísimo.

Foto: Engin_AkyurtAlexas_Fotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...