Se prueba científicamente que el aceite de oliva retrasa el envejecimiento

El aceite de oliva es uno de los productos más sanos. Además, ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Granada han demostrado científicamente que su consumo favorece la salud de las mitocondrias celulares, que intervienen en el crecimiento y el ciclo vital de las células.

Se sabe desde hace tiempo que el aceite de oliva es uno de los alimentos más sanos. En un artículo anterior, ya hablábamos de los numerosos beneficios que su consumo aporta a nuestra salud, sobre todo desde el punto de vista de la prevención de enfermedades y muy especialmente las cardiovasculares.

Foto de dos botellas de aceite de oliva

Aceite de oliva envasado

También hacíamos referencia a su poder antioxidante, función que ralentiza el envejecimiento. Pero convendría ahondar en esta cuestión, ya que, ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Granada han demostrado científicamente, no sólo que posee esta facultad, sino que puede ser usado como tratamiento para evitar aquél.

El experimento consistió en alimentar a un grupo de ratas con aceite de oliva mientras a otro se le nutría con aceite de girasol. Los resultados han sido harto elocuentes y espectaculares: las que tomaron el de oliva vivieron más que las otras. Y ello demuestra –según ellos- que el consumo continuado de esta grasa afecta al funcionamiento de las células de tal suerte que limita los daños que en ellas causa la edad.

Estos expertos señalan que el aceite de oliva altera positivamente el funcionamiento de las mitocondrias, partes de la célula que le facilitan la energía e intervienen en su crecimiento y su ciclo vital. Incluso están implicadas en la llamada ‘muerte celular programada’, proceso que encierra la célula sobre sí misma cuando muere, evitando que derrame enzimas dañinas y propiciando que sea reabsorbida y reutilizada por otras.


De este modo, en palabras del responsable de la investigación, el profesor José Luis Quiles, «la dieta basada en aceite de oliva hace que durante la vejez se acumulen menos daños en las mitocondrias».

Lo que aún no está muy claro –continúan trabajando sobre ello- es qué mecanismos moleculares propician esta influencia del aceite de oliva, que, por otra parte, no se dan con otro tipo de grasas.

Foto de un olivar

Un olivar, del que se extrae el fruto que da el aceite de oliva

Pero sí han podido demostrar que, ingiriendo a lo largo de la vida del animal este tipo de aceite, queda reflejado en la membrana celular y mejora la salud mitocondrial, evitando el llamado estrés oxidativo, todo lo cual retarda el envejecimiento.

No obstante, el aceite de oliva tampoco debe consumirse en cantidades excesivas, ya que posee un alto valor calórico y puede producir exceso de grasas. Los expertos recomiendan, aproximadamente, dos cucharadas al día y, por supuesto, siempre crudo.

Fuente: ADN.

Fotos: Aceite de oliva envasado: Otra vez me hice Mujer en Flickr | Olivar: Isabel60 en Arte y fotografía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...