La miel, algo más que un endulzante natural

LLamado ‘el néctar de los dioses’ por los egipcios, que ya la consumían hace tres mil años, la miel es un producto excelente para nuestra salud. Con excepción de los bebés y los diabéticos, a quiénes puede perjudicar, todos podemos beneficiarnos de su poder antiséptico, laxante, diurético, calmante o reconstituyente.

Llamada ‘el néctar de los dioses’ por los egipcios, que ya la consumían hace tres mil años, la miel es un excelente sustituto del azúcar para endulzar nuestros platos y para cocinar. Pero, además, se trata de una sustancia muy saludable para un sin fin de enfermedades. No obstante, también tiene alguna contraindicación con la que se debe tener cuidado.

Miel casera

Miel casera

Por ello, lo mejor es comenzar por sus efectos potencialmente nocivos. La miel se compone, sobre todo, de fructosa, glucosa y agua, además de vitaminas y minerales. Debido a esto, aunque, al parecer, no está comprobado que perjudique a las personas que padecen diabetes, éstas deben tener cuidado si la consumen. Al fin y al cabo, contiene azúcares.

No obstante, para quién de verdad puede ser peligrosa la miel –como otros endulzantes- es para los bebés menores de un año. Al mezclarse con los jugos digestivos de éstos, que aún no son lo suficientemente ácidos, se crea el caldo de cultivo ideal para el desarrollo de la clostridium botulinum, espora que provoca el botulismo. Esto no ocurre con las personas de más edad, ya que sus jugos digestivos son ácidos y la eliminan.

Pero, al margen de estas dos contraindicaciones, todo son beneficios en este producto. Tomada con un vaso de leche y un poco de limón, es ideal para curar el catarro y el dolor de garganta. En este sentido, hay que indicar que posee propiedades antisépticas, por lo que también es muy beneficiosa para las vías respiratorias y sus enfermedades (bronquitis, asma, etc).


Igualmente, la miel es buena para el estreñimiento y para las vías urinarias –es un excelente diurético e incluso favorece la expulsión de cálculos renales-, tonifica el cerebro y es un estupendo calmante para las migrañas o dolores de cabeza.

Varios productos derivados de la miel expuestos para su venta

Varios productos derivados de la miel expuestos para su venta

Y, por su todo ello fuera poco, su alto poder energético hace de ella un fantástico reconstituyente. En este sentido, resulta muy beneficiosa para los deportistas, cuyo consumo calórico es muy alto. Pero, precisamente por este motivo, las personas que lleven una vida sedentaria deben tener cuidado con su consumo excesivo porque engorda.

De todas las virtudes enumeradas, se puede deducir fácilmente que la miel resulta un excelente producto para nuestra salud. Como decíamos, los egipcios ya la consumían en abundancia hace tres mil años y, desde entonces, no ha habido civilización que no la utilizase en amplias cantidades.

Fotos: Miel casera: 17Drew en Wikipedia | Productos derivados de la miel: Ukiyoe en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...