Cómo ser vegetariano

La pirámide nutricional de la población está cambiando poco a poco y entre las diferentes corrientes impulsoras de una alimentación más saludable se encuentra el vegetarianismo y su versión más extrema, el veganismo.

La pirámide nutricional tradicional que nos han enseñado incluye carnes entre sus componentes más importantes. También incluye harinas refinadas y cereales.

Sin embargo, hay personas cuyos organismos no toleran este tipo de alimentos. Otras, por convicción ideológica, prefieren mantenerse alejados de los productos de origen animal y se vuelcan hacia el vegetarianismo o el veganismo.

¿Se puede vivir saludable de esta forma? ¿Cómo se hace un vegetariano? ¿Qué come? ¿Que deja de comer? ¿Cómo suple las proteínas de la carne que no ingiere?

Todas estas preguntas giran en torno a un mito de fuerte arraigo que indica a vegetarianos y veganos como pseudo enfermos, hippies, radicales, desconectados del mundo industrializado que arriesgan su salud al despreciar los alimentos que la madre tierra provee y que incluye desde los albores de la humanidad a los animales.

Sin embargo, con el correr de los años se ha demostrado que estas filosofías, dietas o prácticas alimentarias saludables (dependiendo de cómo se las tome o por qué se las elija) producen vidas más largas y saludables, reducen la contaminación y se presentan como una alternativa sustentable y más respetuosa de la vida.

Gracias a una gran cantidad de investigación científica que demuestra los beneficios de salud y ambientales de una dieta basada en vegetales, incluso las autoridades sanitarias han comenzado a recomendar que se consuma la mayor parte de nuestras calorías de productos de grano, hortalizas y frutas pues se estima que un 70 por ciento de todas las enfermedades, incluyendo un tercio de todos los cánceres, están relacionados con la dieta.

Una dieta vegetariana reduce el riesgo de enfermedades crónicas degenerativas como la obesidad, enfermedad coronaria, presión arterial alta, diabetes y ciertos tipos de cáncer, incluyendo el de colon, mama, próstata, estómago, pulmón y cáncer de esófago.

¿Por qué elegir el camino del vegetariano?

Vas a prevenir enfermedades.

Las dietas vegetarianas son más saludables que la dieta promedio (incluso que la mediterránea), sobre todo en prevenir, tratar o revertir las enfermedades del corazón y reducir el riesgo de cáncer. Una dieta vegetariana baja en grasas es la forma más efectiva de detener la progresión de la enfermedad coronaria o prevenirla por completo. La enfermedad cardiovascular mata a 1 millón de estadounidenses cada año y es la causa principal de muerte en los Estados Unidos. Sin embargo, la tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares es menor en los vegetarianos que en no vegetarianos, dice Joel Fuhrman, MD, autor de la Coma para vivir: La fórmula revolucionaria para bajar de peso rápido y sostenido.

Una dieta vegetariana es inherentemente saludable porque los vegetarianos no consumen grasa animal y, por ende, ingieren menos colesterol, en su lugar han de consumir más fibra y más productos ricos en antioxidantes.

Vas a controlar tu peso.

La dieta estándar de la mayoría de los países es rica en grasas saturadas y alimentos procesados ​​y bajos en alimentos de origen vegetal y carbohidratos complejos. Está comprobado que la dieta actual está engordando a la población mundial y nos mata lentamente. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y una división de los CDC, el Centro Nacional para Estadísticas de Salud, el 64 por ciento de los adultos y el 15 por ciento de los niños de entre 6 y 19 años tienen sobrepeso y corren el riesgo de enfermedades relacionadas con el peso incluyendo enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y la diabetes.

Un estudio llevado a cabo desde 1986 hasta 1992 por Dean Ornish, MD, presidente y director del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva en Sausalito, California, encontró que las personas con sobrepeso que siguieron una dieta baja en grasas, dieta vegetariana perdieron un promedio de 24 libras en el primer año sin contar calorías o carbohidratos y sin medir las porciones o sufrir sensación de hambre.

Vas a vivir más tiempo.

Si cambias de la dieta estándar a una dieta vegetariana, puedes añadir unos 13 años sanos a tu vida, dice Michael F. Roizen, MD, autor de la dieta RealAge: ¡Ponte más joven, con lo que comes! «Las personas que consumen grasas saturadas provenientes de cuatro patas tienen una vida útil más corta y más discapacidad al final de sus vidas. Los productos de origen animal tapan tus arterias y ralentizar el sistema inmunológico. También los consumidores de carne sufren con más rapidez la disfunción cognitiva y sexual a una edad más joven.»

Vas a tener huesos fuertes.

En el caso de los veganos, vegetarianos que no consumen ningún derivado animal (ni carne, leche y productos lácteos, huevos, etc) evitan los productos lácteos por completo, pero todavía pueden obtener una dosis saludable de calcio de los frijoles secos, tofu, leche de soya y vegetales verde oscuro como el brócoli, col rizada, coles y nabos.

Estos alimentos ayudan a reducir su riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos. El CDC reporta que las enfermedades transmitidas por alimentos de todos los tipos de cuenta de 76 millones de enfermedades cada año, resultando en 325,000 hospitalizaciones y 5,000 muertes en los Estados Unidos. De acuerdo con los EE.UU. Food and Drug Administration (FDA), los alimentos ricos en proteínas, como carnes, aves, pescados y mariscos están frecuentemente involucrados en brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Vas a aliviar los síntomas de la menopausia.

Muchos alimentos contienen nutrientes beneficiosos para las mujeres perimenopáusicas y menopáusicas. Algunos alimentos son ricos en fitoestrógenos, los compuestos químicos a base de plantas que imitan el comportamiento de los estrógenos. Dado que los fitoestrógenos pueden aumentar y disminuir niveles de estrógeno y progesterona, el mantenimiento de un equilibrio de ellos en tu dieta ayuda a garantizar un paso más cómodo por la menopausia.

La soja es, con mucho, la fuente natural más abundante de fitoestrógenos, pero estos compuestos también se pueden encontrar en cientos de otros alimentos como las manzanas, remolacha, cerezas, dátiles, ajo, aceitunas, ciruelas, frambuesas, calabazas y batatas. Debido a que la menopausia también se asocia con aumento de peso y un metabolismo más lento, una dieta vegetariana baja en grasas y alta en fibra puede ayudar a prevenir el exceso de peso.

Tendrás más energía.

Una buena nutrición genera más energía utilizable. El exceso de grasa en la sangre significa que las arterias se tapan, no se abren lo suficiente y, por ende, tu corazón no recibe suficiente oxígeno. ¿El resultado? Te sientes cansado.

Las dietas vegetarianas equilibradas son naturalmente libres del colesterol de los productos de origen animal que obstruyen las arterias y debido a que los granos enteros, legumbres, frutas y verduras son tan altos en carbohidratos complejos, proporcionan al cuerpo con un montón de energía saludable.

Vas a ser más «regular».

Consumir una gran cantidad de verduras significa necesariamente consumir más fibra, lo que empuja los desechos fuera del cuerpo y erradican de sus vidas los problemas de estreñimiento, las hemorroides y la diverticulitis.

Ayudarás a reducir la contaminación.

Algunas personas se vuelven vegetarianos después de darse cuenta de la devastación que la industria de la carne está teniendo sobre el medio ambiente. Según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), productos químicos y aguas de escorrentía de desechos animales de las granjas industriales son responsables de más de 173.000 millas de ríos y arroyos contaminados. La escorrentía de tierras agrícolas es una de las mayores amenazas para la calidad del agua en la actualidad. Las actividades agrícolas que causan la contaminación incluyen las instalaciones para animales confinados, el arado, la fumigación con pesticidas, riego, fertilización y cosecha.

Ayudarás a reducir el hambre.

Aproximadamente el 70 por ciento de todo el grano producido en los Estados Unidos se utiliza para alimentar a los animales criados para masacre. Los 7 millones de cabezas de ganado en los Estados Unidos consumen cinco veces más cantidad de grano que los que consume directamente la población estadounidense.  Si todo el grano para alimentar al ganado en la actualidad se consumiera directamente por las personas, el número de personas que podrían ser alimentados sería de casi 800 millones, dice David Pimentel, profesor de Ecología en la Universidad de Cornell. Si el grano se exportara, se impulsaría la balanza comercial de EE.UU. por $ 80 mil millones al año.

Harás causa con los animales.

Muchos vegetarianos renuncian a la carne debido a su preocupación por los animales. Diez mil millones de animales son sacrificados para el consumo humano cada año y, a diferencia de las granjas de antaño donde los animales vagaban libremente, hoy en día la mayoría de los animales de granjas industriales en las que se encuentran hacinados en jaulas donde apenas pueden moverse y alimentados con una dieta contaminada con pesticidas y antibióticos. Estos animales pasan toda su vida en jaulas o compartimentos pequeños.

Puedes ahorrar dinero.

La carne representa un porcentaje cercano al 10% del gasto en comida en la mayoría de las dietas. Comer verduras, granos y frutas en lugar de la porción diaria de carne de res, pollo y pescado permitiria a cada persona ahorrar unos 3.000€  al año.

Actualmente, los vegetarianos disponen de innumerables ofertas gastronómicas que en otras épocas no era posible encontrar y era la razón por la cual el vegetarianismo, el veganismo, la alimentación macrobiótica y otras variantes no tenían suficiente difusión.

La concientización respecto de la importancia de seleccionar adecuadamente los alimentos se incorporan a nuestra dieta habitual -siendo respetuosa de las necesidades energéticas de una vida que hoy es más sedentaria que hace 100 años- es la principal vía a través de la cual muchas personas se suman a estas dietas que no son nuevas pero que, para muchos, son grandes desconocidas.

Cualquiera sea la razón por la que te sientas atraído hacia estas dietas, sin dudas te permitirán sentirte saludable y en equilibrio con aquello en lo que crees.

Fotografía: SweetOnVeg en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...