¿Cómo hacer limonada casera?

Te damos las claves que necesitas si quieres preparar limonada casera de una forma muy sencilla ahora que se acerca el calor.

Exprimidor de limones

Hay muchas razones para que hoy os recomendemos la preparación de limonada casera. Por un lado, se acerca el verano, y si queremos tener una bebida refrescante en casa que sea sana y barata, este tipo de limonada es una auténtica garantía de éxito. Por otro lado, podemos estar poniéndonos a dieta y tener problemas para beber solo agua durante el día, lo que puede llevar a que al final acabemos haciendo alguna ilegalidad, como el consumo de bebidas carbonatadas.

La preparación de la limonada casera es muy sencilla, así que no os preocupéis si no sois muy duchos en este tipo de trabajos. Lo único que necesitamos son limones, un poco de azúcar y agua. Si tenéis un filtro en el grifo, aseguraros de que el agua sale de él, porque el sabor será mucho mejor. Además, valora que los limones que debes utilizar son los de piel fina, con los que tendrás mucha más facilidad en la preparación de la bebida.

Existen varios procesos para preparar el agua de limón, pero nosotros vamos a partir del más sencillo, el más rápido y uno que no hay duda que proporciona buenos resultados. Exprime los limones y saca todo su zumo. Reúnelo en un vaso y ahora llena una jarra con agua.

Tienes que encargarte de mezclar el limón y el agua de forma proporcional, para que el sabor esté concentrado. Lo mejor es que hagas pruebas de sabor para que puedas conseguir la intensidad que más te guste. En este sentido el resultado puede variar dependiendo de si prefieres un agua que tenga solo un suave toque de limón, o si deseas que sea más intenso. Por último, cuando lo tengas todo, echa un poco de azúcar, una cantidad mayor o menor basándonos exactamente en lo mismo, en el nivel de sabor que quieras alcanzar. Es recomendable que no pongamos mucha azúcar, porque le estaremos restando calidad a la bebida en lo relacionado con quienes están a dieta.

Luego metemos la limonada casera en la nevera y nos aseguraremos de que siempre esté fría. También le podemos poner una hoja de menta si queremos que su sabor sea un poco distinto. El acabado que le demos a la bebida puede variar dependiendo de los gustos o alterarlo en base a la vez que lo preparemos. Esta bebida es recomendable tenerla siempre en la nevera para momentos en los que queremos algo refrescante.

Foto: stevepb

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...