¿Quién fue Sam Cooke?

El cantante de soul y una de las máximas estrellas de la música negra fue encontrado sin vida en una habitación de un motel casi desnudo.

Sam Cooke fue un cantante de soul y una de las máximas estrellas de la música negra de 33 años. El 11 de diciembre de 1964, hace cuarenta años, Cooke estaba cenando con unos amigos en un club de Downtown de Los Ángeles cuando se fue a un motel y fue asesinado por causas aún desconocidas.

En la cena, Sam Cooke estuvo de muy buen humor y, de hecho, cantó ‘Good news‘ ante los asistentes, entre los que se encontraban ejecutivos de la compañía de Lawn Jockey que apuntaban números de teléfono en las servilletas. Todo iba bien hasta que Sam Cooke se cansó y manifestó que quería irse del club PJS. El cantante soul se levantó de la mesa junto a una mujer euro-asiática llamada Lisa Boyer y se fueron al ‘Motel La Hacienda’, en South Figueroa. Lisa Boyer era una cantante pero por la apariencia de sus vestidos, maquillaje y su comunicación corporal parecía tener otro oficio.

Sam Cooke realizó el registro en el ‘Motel La Hacienda’ el 11 de diciembre de 1964 a las 02:35 horas de la madrugada con los nombres de Sam Cooke y señora, no puso nada de Lisa Boyer, y pagó un total de tres dólares por una habitación. Media hora después, a las 03:08 horas de la madrugada, la policía de Los Ángeles recibió una llamada de Lisa donde aseguraba que estaba secuestrada. Cuando el cuerpo de policía llegó al Motel La Hacienda’ Sam Cooke estaba muerto y semidesnudo con tan sólo una chaqueta puesta encima. La cabeza del cantante de soul estaba inclinada hacia la pared de la entrada del motel y nada se pudo hacer por su vida.

Tras el asesinato de Sam Cooke, la encargada del ‘Motel La Hacienda’, Bertha Lee Franklin, se declaró autora de los disparos hacia el cantante de soul. «Sí, sí, he sido yo la que le ha disparado… tenía que hacerlo, creí que me atacaba…», afirmó Bertha Lee Franklin ante la policía.

Por su parte, Lisa Boyer declaró ante la policía que ella fue al hotel para hablar de su futuro en el mundo de la música y no para practicar relaciones sexuales con una de las máximas estrellas de la música negra. Sam Cooke tenía un sello discográfico pero él no escuchaba a ella sino que su único objetivo era desnudar a la bella mujer euro-asiática. Lisa Boyer se refugió en el baño de la habitación pero no sirvió de nada ya que Sam Cooke se había desnudado.

Fue en este momento cuando Lisa Boyer se escapó por la ventana de la habitación con la camisa, los pantalones y los calzoncillos de Sam Cooke hacia la recepción del ‘Motel La Hacienda’. Desgraciadamente, la “cantante” encontró la puerta de la recepción cerrada y se fue a una cabina de teléfono para llamar a la policía.

La policía de Los Ángeles se creyó la historia de Lisa Boyer y de Bertha Lee Franklin y decidió no presentar cargos contra ellas pese a la muerte de Sam Cooke. El primer informe policial calificó a Bertha Lee Franklin, la encargada del ‘Motel La Hacienda’, como una heroína ya que se pudo escapar de Sam Cooke, un posible violador negro. El principal problema fue que Berta cambió hasta cuatro veces sus declaraciones hasta el punto que se desconoció si fue un robo, un crimen pasional o un asesinato en defensa propia. La policía de Los Ángeles destacó que Sam Cooke murió a causa de varios disparos.

El informe final afirmó que Sam Cooke murió por un único balazo en el cuerpo, entre la tercera y cuarta vértebra, pero según el informe es muy poco probable que la vigilante de seguridad del motel aterrorizada disparara un único disparo tan bien dirigido. Además, Sam Cooke tenía varias heridas y golpes en todo el cuerpo: la cabeza estaba casi despegada del cuerpo, las manos descoyuntadas, la nariz estaba hundida y tenía dos cicatrices en la cabeza.

Por otra parte, la esposa de Sam Cooke, Bárbara Cooke, no puso ninguna apelación al fallecimiento de su esposo. Tras un juicio corto, el jurado deliberó que Bertha Lee Franklin mató a Sam Cooke en defensa propia. Casualmente, Bárbara se casó, poco después, con el cantante Bobby Womack.

Pese a todo, la familia materna de Sam Cooke contrató a una agencia de detectives que descubrieron mucha información valiosa:

  • Sam estuvo saliendo con Lisa Boyer durante las tres últimas semanas. El día de su muerte, Sam salió del club con 3.000 dólares y nunca se encontró esa cantidad en la habitación.
  • Lisa fue arrestada por prostitución un mes después del fallecimiento del cantante de soul y pasó quince años en la cárcel por asesinato en segundo grado tras disparar a su amante.
  • Bertha Lee no tenía registrado el arma del calibre 22 con el que mató a Sam Cooke, tan sólo tenía registrado un calibre 32. La vigilante del motel murió 18 meses después, su asesinato sigue siendo un misterio.

Por último, Sam Cooke está enterrado en el cementerio de Forest Lawn, al igual que Michael Jackson, y durante algunos días se puede escuchar la canción ‘What a wonderful world.

VÍA/ elmundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...