Cómo restaurar los discos de vinilo

En esta entrada vemos como empezar un hobby de colección de vinilos y aprendemos a restaurar estos discos cuando los obtenemos de segunda mano. No se requiere gran inversión y se pueden utilizar elementos caseros para nuestro objetivo.

Muchas personas tienen una relación especial con la música y no quedaron muy conformes cuando los medios de archivo digitales tomaron el control de los hogares. No todo quedó en la llegada del CD pues pronto aparecieron formatos musicales digitales comprimidos que aún hoy se vienen reduciendo aún más en términos de espacio ocupante de discos duros. Pero como todo tiene su contraparte, esto deriva en que se pierda mucha fidelidad respecto del original.

Evidentemente esto es imperceptible cuando se reproducen dichos archivos en un Ipod o en la laptop y más con audífonos pequeños. Pero si somos de los que gustamos de audífonos y equipos semi profesionales o profesionales, sí que acusaremos el cambio. Muchos amantes de la música han visto la solución en el rescate de los antiguos discos de vinilo. Es un hobby divertido y aquí veremos cómo conseguirlos y sobre todo, cómo restaurarlos y escucharlos.

Lo primero es hacerse con un buen amplificador, un tocadiscos, un par de buenos parlantes y un ecualizador. Estos equipos por componentes los podemos obtener con relativa facilidad revisando los anuncios clasificados en los diarios y en Internet. No son muy costosos y será una excelente inversión. Luego podemos acudir a una de las tantas ferias de vinilos que existen en las diferentes ciudades. Incluso hoy en día existen casas discográficas que se están dedicando a reeditar títulos en vinilo con una tecnología envidiable.


Es decir, será como ingresar al túnel del tiempo y comprar long plays nuevos, recién salidos de la fábrica. Pero si lo que conseguimos proviene de una feria o depósito antiguo, debemos restaurar el vinilo antes de reproducirlo. Hoy en día también existen máquinas especializadas que limpian los discos en varios pasos. Sin embargo, podemos apelar a un método casero que es igual de efectivo y mucho más barato. Primero ponemos el shampoo más suave que encontremos en un recipiente, luego pasamos el vinilo por agua y, cogiendo una esponja suave, untamos un poco de shampo en ambas caras del disco.

Frotaremos con movimientos circulares suaves hasta obtener espuma y luego enjuagaremos el disco. Luego lo dejamos secar al aire libre por unos minutos y listo. Habremos removido todos los sedimentos que llevaban años enquistados entre los surcos. Al momento de reproducir el disco podemos utilizar un poco de alcohol para obtener una fidelidad aún mayor.

Fotos:

1 discos de vinilo tomada de flickr por jorgecorrea

2 tocadiscos tomada de flickr por adrian perez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...