¿Cómo se puede reconocer una secta? ¿es el Ho’oponopono una?

Hablamos del concepto de secta e intentamos determinar si el Ho’oponopono se trata de una de ellas.

sectas

Mucho se está hablando últimamente del Ho’oponopono, una filosofía, un pensamiento que tiene su origen en Hawái. Hay quienes piensan que más que una forma de pensar diferente se trata de una secta debido a algunas características que presenta que tienen similitudes con estos grupos. Es cierto que los parecidos pueden ocasionar dudas, puesto que hay cosas que esta filosofía enseña que se pueden confundir con una secta fácilmente. Esto ha llevado a que haya expertos en el estudio de estas filosofías que lleguen a conclusiones dispares. No obstante, incluso quienes reconocen que el Ho’oponopono no es una secta sí destacan que a su alrededor hay algo “extraño”.

¿Qué es el Ho’oponopono?

El Ho’oponopono es una filosofía que tiene su base en las antiguas culturas polinesias, en la cual el sentido del ser y la mente cobran un especial protagonismo. Según las pautas por las que se rige el Ho’oponopono, aquellos que la practican están convencidos de que los errores a los que se enfrenta una persona pueden ocasionar enfermedades. Es por ello que para sanar a los enfermos hay que orar y pedir a la Divinidad que los ayude, teniendo en cuenta que esas personas no enfermas son responsables de lo ocurrido.

Si bien es cierto que estas son las creencia antiguas del Ho’oponopono, en la actualidad la práctica es algo diferente, puesto que hace unos años la autora Simeona asentó otro tipo de bases explicando que el universo es un todo, una unidad y por tanto, el ser humano forma parte de ese todo, de ahí que sea también responsable de los errores. El objetivo que se persigue con el Ho’oponopono actual es llegar a la sanación, a la liberación de la mente, a través de una herramienta fundamental, que no es otra que la oración. Palabras como gracias, te amo, o perdóname son las habituales entre las personas que practican esta filosofía de vida.

¿Podría ser una secta? ¿por qué?

Aunque no se sabe bien si el Ho’oponopono es una secta o no, lo que sí es cierto es que muchos autores piensan que tiene grandes similitudes con ellas, motivo por el cual hay quienes se alejan de esta costumbre hawaiana. Es precisamente el pensamiento en el que se basa esta creencia el que suscita mayor confusión entre las personas, puesto que no es fácil comprender un yo interior y la relación con la Divinidad dentro de uno mismo.

A pesar de que los que se rigen por esta filosofía la consideran una pseudociencia, en el fondo si se indaga en las pautas o parámetros por los que se rige se puede observar fácilmente cómo hay poco rigor científico en todo lo que se dice dentro de la práctica del Ho’oponopono. Es por ello que cada vez cobra más fuerza el concepto de que puede llegar a ser una secta.

Algunas creencias o religiones que se conocen habitualmente tienen un cierto fundamento científico, por mínimo que sea, o por lo menos hay explicaciones religiosas que se pueden extrapolar al mundo de la ciencia. Sin embargo, en el Ho’oponopono todo esto parece olvidarse, aquí lo único que prima es la mente humana que es la única que puede llegar a comprender esta relación entre el error y la sanación o liberación.

pensamientos

El Ho’oponopono más bien es un proceso mental que se va llevando a cabo de manera progresiva, por lo que no es de extrañar que se crea que estas creencias son la base de una secta. Se sabe que esta filosofía procede de Hawái, aunque se conocen algunos casos aislados que se han dado en otras regiones y que se han considerado como principios de una secta, puesto que los que practican estas creencias llegan a alcanzar unos niveles mentales poco ortodoxos. La creencia general es que las sectas suelen “lavar el cerebro”. El Ho’oponopono quizás no haga esto de forma abierta, pero lo que sí es seguro es que la mente y el pensamiento son modificados a partir de los pensamientos en los que se basa esta filosofía.

Características generales de las sectas

La palabra secta se utiliza en la sociedad con cierta asiduidad, pero son pocos los que verdaderamente conocen el significado de la misma. Si se hace referencia a una concepción general se considera secta al grupo de personas que siguen una ideología, generalmente religiosa, que se ha fragmentado de un pensamiento mucho más amplio. Es decir, una secta la conforman personas que se separan de las creencias habituales para dar paso y asimilar pautas desde otro punto de vista. La ruptura es la principal connotación que tiene esta palabra.

En la antigüedad las sectas eran aquellas personas que formaban parte de un grupo con pensamientos comunes, ya fuera religioso, político o cultural, entre otras. Eran personas que solían diferenciarse de otros grupos dentro de la sociedad y que tenían enseñanzas diferentes. Sin embargo, este concepto se ha ido modificando hasta llegar a lo que se conoce hoy en día con una connotación negativa debido a que la mayoría de sectas se han considerado destructivas, por lo que son dañinas para la sociedad. Dentro de estas sectas consideradas dañinas algunas de las características más habituales y comunes son:

  • Organización piramidal: donde hay un ser supremo que es el líder del grupo y al que siguen todos.
  • Sus órdenes son llevadas a rajatabla.
  • Aislamiento de las personas del grupo con respecto al entorno que les rodea.
  • Control absoluto de los miembros de la secta.
  • Confianza ilimitada en las doctrinas que enseña la secta.

¿Cómo se trabaja desde una secta?

Aunque cada secta es un mundo, nunca mejor dicho, y todas ellas tienen su propio objetivo y camino, es cierto que la mayoría tienen un modus operandi muy parecido. En este sentido hay que decir que el trabajo que se realiza desde el interior de la secta es fundamental para atraer a adeptos. El líder es el que sienta las bases, generalmente pautas que están relacionadas con la mente o con el bienestar de la misma. Lo habitual es que se intente buscar un estado de placer eterno, haciendo creer cosas sobrenaturales que a menudo no tienen una explicación científica y suelen resultar ser un engaño. En el momento en el cual tienen captadas a esas personas empiezan a extorsionarlas sin que ellas se den cuenta. Primero las ponen de su parte haciendo que su mente se ponga al servicio de la secta y posteriormente aparecen motivos de tipo económico o incluso otros relacionados con sacrificios humanos.

pensando

En las sectas la oratoria y los pensamientos no convencionales de bienestar son los que mandan a la hora de captar a las personas y estas luego ayudarán al líder y sus acompañantes a seguir reclutando otros individuos.

¿Cuál es el objetivo de las sectas?

Las sectas, tal y como se conocen en la actualidad, suelen tener varios objetivos. La mayoría coinciden en lo económico. Es decir, a través de la secta se captan a las personas y se intenta que las mismas donen poco a poco todo lo que tienen a la propia secta. Se ponen a disposición de la misma después de haber recibido casi de forma diaria mensajes esperanzadores. Lo normal es que sus víctimas sean personas que no están pasando por un buen momento emocional, por lo que es mucho más fácil captarlas haciendo creerles que están solas en el mundo y que ellos (la secta) son los únicos que comprenden su problema. El objetivo es que esa o esas personas confíen plenamente en el líder o en la cúpula de la secta para poder manipular su mente y hacer con ellos lo que quieran, así como obtener de esas personas captadas todo lo que necesitan en cada momento. Ya sea a modo de sus propios servicios, como materiales o incluso dinero en metálico, la meta está en controlar por completo la mente de esa persona y poder hacerse con todos sus bienes, incluso con su propia vida en los casos más extremos. Por este motivo se dice que las sectas destruyen totalmente a las personas.

Ho’oponopono ¿una secta?

Sabiendo ahora qué es una secta, cómo se actúa dentro de ella y el objetivo principal al que se quiere llegar, hay que hacer una reflexión sobre el Ho’oponopono. ¿Verdaderamente es una secta? Atendiendo a las características que se han explicado sobre las mismas, hay que decir que el Ho’oponopono no podría definirse como una secta como tal (puesto que no está probado), aunque sí que se acerca bastante a la idea.

sectas

Como se ha comentado, una secta tiene como base el manipular la mente de las personas. Si hacemos memoria de la definición dada de Ho’oponopono, ¿acaso no hace lo mismo? Es muy parecido. Se intenta que las personas crean en esta filosofía, la tomen como un símbolo de liberación y se sientan responsables de los errores ajenos. Un ser humano puede caer en estas redes, sobre todo si es de mente débil o no está pasando por un buen momento. Ese sentimiento de responsabilidad o incluso de culpa puede hacerlo vulnerable ante otros que sepan realmente cuál es el objetivo al que se quiere llegar con todo esto.

El acercarse a esa Divinidad, la liberación mental, la responsabilidad al límite… ¿no son pensamientos propios de una secta? Este tipo de enseñanzas se ven de forma diaria en estos grupos sectarios, por tanto se puede decir que el Ho’oponopono tiene “pinta” de secta, aunque no se ha demostrado por completo.

La gran mayoría de estas creencias o filosofías tienen su base en la manipulación de la mente humana, dado que ya sea con un discurso u otro, todas tienen el mismo fin. Es cierto que el Ho’oponopono se practica en muchos lugares de la Polinesia, pero aunque tenga sus bases en épocas antiguas… ¿quién no dice que en la actualidad sus principios y su práctica se ha modificado hasta ser adulterado y convertido en algo más parecido a una secta?

Foto: HansActivediaklimkingeralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...