Aprende a decorar tu casa con stencil o estarcido

El estarcido o stencil es una técnica decorativa consistente en aplicar pintura sobre una superficie plana mediante una plantilla con un dibujo recortado. El resultado es que ese dibujo queda grabado en la citada superficie. Como es sencilla y vistosa, nosotros mismos la podemos realizar sobre una pared de nuestra casa. Aquí explicamos los pasos a seguir.

El estarcido (del inglés ‘sténcil’, que significa ‘plantilla’ o ‘cliché’) es una técnica de decoración consistente en elaborar una cartulina con un dibujo recortado a través de la que se aplica pintura sobre una superficie, obteniendo así en ésta ese mismo dibujo.

Aunque en tiempos recientes se ha puesto de moda -especialmente para elaborar grafittis y murales– ya era utilizada en la Antigua Roma y aún antes en China y Japón.

Foto de un dibujo aplicado mediante estarcido

Un dibujo aplicado mediante estarcido.

Los resultados no son tan bonitos como un cuadro pero, para quiénes no tienen grandes conocimientos pictóricos, es una buena opción, pues resulta mucho más sencilla al no tener que dibujar la imagen reproducida.

También es útil como alternativa al papel pintado o a la mera pintura a la hora de decorar las paredes de nuestra casa. Aunque puede aplicarse a otras superficies, éstas son ideales por ser planas, lo que facilita que el dibujo se perfile mejor.

Para llevarlo a la práctica, lo primero que tenemos que preparar es la plantilla. En cualquier tienda de bricolaje y decoración las encontraremos. Pero también podemos fabricarla nosotros mismos.

Para ello, tomaremos un cartón y, sobre él, dibujaremos la figura que queremos reproducir en nuestra pared. Si el dibujo no es nuestro fuerte, podemos calcarla mediante transparencias.

Es mejor que utilicemos un cartón o cartulina en vez de papel, pues, como vamos a aplicar pintura sobre él, nos interesa que sea lo más resistente posible para poder reutilizarlo.

Seguidamente, recortaremos con unas tijeras -mejor de punta encorvada para que se ajuste más a los contornos- los bordes del dibujo que hemos preparado. Con estos sencillos pasos, ya tenemos preparada nuestra plantilla.

A continuación, la situaremos a nuestro gusto sobre la pared que queremos decorar. Sujetamos la plantilla con cinta adhesiva a ésta y aplicamos la pintura (preferiblemente plástica o un esmalte sintético). Para ello, utilizaremos un pincel o una esponja con la que distribuiremos suavemente la pintura hasta cubrir todo el hueco de la plantilla.

Una vez hecho, retiramos ésta y nuestro dibujo ha quedado pintado perfectamente en la pared. Ya sólo nos resta repetir la operación tantas veces como queramos aplicar ese dibujo. Incluso podemos simular papel pintado repitiéndolo a intervalos constantes sobre ella.

Otra alternativa es utilizar, en lugar de pintura, un aerosol. No obstante, en este caso, es recomendable cubrirse la nariz y la boca con una máscara, ya que estos productos suelen tener componentes tóxicos. Además, son perjudiciales para el medio ambiente.

Fuente: Pinto mi casa.

Foto: Dibujo aplicado con estarcido: Avlxyz en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...