Un “mapa” del cerebro de Albert Einstein

Según se publicó en la revista ‘Brain’, el cerebro de Albert Einstein era distinto: presentaba más pliegues y recovecos, y algunas zonas de materia gris más abultadas. El estudio fue realizado en base a las fotografías tomadas en 1955 por Thomas Harvey, quien le practicó la autopsia y conservó el cerebro del genio.

albert eintein

El particular cerebro de un genio, Albert Einstein

De los hombres inteligentes que ha dado el siglo XX, Albert Einstein fue sin dudas uno de los más grandes: cuando este genio murió en 1955, su hijo dio permiso al patólogo que le practicó la autopsia para conservar el cerebro antes de incinerar sus restos, el órgano fue luego “loncheado” en 240 bloques que se laminaron en unas 2.000 pequeñas partes para ser analizadas y estudiadas con posterioridad.

De esto, se ha desprendido recientemente que el cerebro de Einstein tenía unos pliegues distintos e, incluso, más materia gris en lagunas regiones.

Thomas Harvey fue el encargado de fotografiar los bloques antes de laminarlos y repartir las muestras a unos 18 investigadores. Con el tiempo, muchas de estas muestras se perdieron y apenas se han publicado seis estudios al respecto.

Harvey pensaba publicar las fotografías en un libro pero murió antes de poder hacerlo, y el  material fue entonces donado por sus familiares al Museo Nacional de Medicina de Washington. Ahora, la revista ‘Brain’ ha publicado uno de esos pocos análisis disponibles.

El cerebro de Einstein, uno de los más famosos y valorados de la historia, ha sido comparado por un equipo de la Universidad de Florida con el de otros 85 individuos, de donde resultó que si bien no se trata del más grande (1.230 gramos) sí tendría algunas particularidades que lo harían especial.

Este trabajo, liderado por el antropólogo Dean Falk, concluyó que el cerebro del “padre” de la teoría de la relatividad presentaba más pliegues de lo habitual y ciertas regiones de materia gris más desarrolladas en comparación con otros individuos.

Por caso, de las 14 imágenes inéditas se pudo observar un tamaño superior a la media en el caso de las zonas que transmiten los impulsos nerviosos a la lengua y el rostro; pero así también en el córtex prefrontal, un rincón cerebral relacionado con la concentración y planificación.

En cada lóbulo, incluido el frontal, parietal y occipital, Einstein tenía regiones con complejas circunvoluciones (pliegues y arrugas)“, destacaron los autores.

Es que, precisamente, tanto la cantidad de materia gris como la complejidad de los pliegues cerebrales se vinculan con un mayor cociente intelectual y más capacidades mentales gracias a mayores conexiones entre neuronas.

Finalmente, lo que los investigadores no pueden determinar es si Einstein nació con dichos pliegues extraordinarios y ciertas regiones cerebrales más grandes que la media o, por el contrario, si su cerebro evolucionó y creció a partir de su intensa actividad intelectual.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...