Se consigue manipular la antimateria

En un reciente experimento llevado a término por un equipo internacional de científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) se ha conseguido manipular un átomo de antihidrógeno utilizando microondas.

En un reciente experimento llevado a término por un equipo internacional de científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) se ha conseguido manipular un átomo de antihidrógeno utilizando microondas.

Diferencia entre Hidrógeno y Antihidrógeno

El antihidrógeno es el átomo de antimateria equivalente al hidrógeno común, con las mismas propiedades pero con sus cargas eléctricas invertidas. El problema de su estudio hasta la fecha era que el átomo se desintegraba instantáneamente al entrar en contacto con la materia ordinaria, siendo su estudio imposible hasta ahora. Sin embargo las microondas han salvado este escollo.

Mike Hayden, autor principal del trabajo que ha sido publicado en la última edición de la revista Nature explica que “durante décadas, los científicos han querido estudiar las propiedades intrínsecas de los átomos de antimateria, con la esperanza de encontrar pistas que podrían ayudar a responder a las preguntas fundamentales acerca de nuestro universo«, pero no ha sido hasta ahora que tal cosa se haya convertido en realidad.

¿Qué es la antimateria?
Toda la materia está compuesta por electrones, cargados negativamente y protones cargados positivamente. Dicho esto, podemos decir que la antimateria es lo mismo que la materia pero con cargas inversas, opuestas. Así, en un átomo de antimateria encontramos en lugar de protones (positivos), antiprotones (negativos) y, en lugar de electrones (negativos), antielectrones o positrones (positivos). La antimateria al entrar en contacto con la materia se destruye, o lo que es lo mismo, se transforma en energía.

Un difícil estudio.
El hecho de que la antimateria se desintegra al entrar en contacto con materia, hace que su estudio hasta ahora fuese complejo, pues era imposible su manipulación mediante técnicas ordinarias, el mínimo contacto con átomos de materia la hacía desparecer.

Hasta el momento se podían realizar estudios meramente visuales mediante monitorización computarizada. Para ello, los átomos de antimateria se debían mantener completamente aislado dentro, utilizándose un “recipiente magnético” que permitía que las moléculas estuviesen en suspensión.

El problema de ello era que para un verdadero estudio, los científicos deben poder manipular, jugar de alguna manera con los átomos de antimateria, para poder comprobar cómo se comportan. La mera observación del fenómeno no bastaba, como es lógico.

Sin embargo la solución ha llegado de algo tan antiguo como las microondas. Así, una vez atrapados dentro de una trampa magnética, los átomos de antihidrógeno, fueron irradiados con un haz de microondas. Al lograr su resonancia interna, los átomos fueron expulsados de la trampa revelando información sobre sus propiedades.

En los próximos meses se espera poder obtener información relevante sobre el comportamiento de la antimateria y, si en efecto, se comporta de forma opuestamente simétrica, a la materia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...