¿Qué son las marcas blancas?

En estos tiempos de crisis, muchas personas han de hacer verdaderas filigranas para llegar a fin de mes. Y ello ha otorgado ppopularidad a un concepto de marketing que ya existía anteriormente: el de marca blanca. Se trata de un recurso utilizado por las grandes superficies para fidelizar clientes. Aquí explicamos en qué consiste.

Con la galopante crisis que venimos padeciendo en los últimos años, muchas personas se están viendo en la obligación de hacer auténticas filigranas para llegar a fin de mes. Todo ahorro es bueno, desde gastar menos electricidad o agua hasta renegociar la hipoteca en el caso de que se tenga pasando por utilizar el transporte público en vez del coche propio.

Precisamente esta situación ha dado notoriedad a un concepto de marketing que, si bien siempre ha existido, ahora cobra especial relevancia. Se trata de las llamadas “marcas blancas”, también denominadas genéricas, de distribuidor o propias, que existen en todos los supermercados.

Marca blanca de un supermercado

Marca blanca de un supermercado.

Su objetivo inicial era, sencillamente, la fidelización de clientes por parte de éstos pero la crisis ha provocado que, debido a su bajo coste, se hayan convertido en el recurso habitual de muchos compradores. Podríamos definir “marca blanca” como aquélla que pertenece a una gran superficie y que se caracteriza por englobar a varios fabricantes y, sobre todo, por tener un bajo precio sin que a causa de ello se resienta la calidad. Porque lo primero que debemos señalar es que son muchas –bien es cierto que no todas- las empresas que fabrican con un doble rasero: por una parte, su marca comercial –más cara- y, por otra, su marca blanca que es más barata y la diferencia entre ambas es poco más que el precio.

Por otra parte, aunque en sus inicios la utilización de este tipo de marcas se centraba más en la alimentación, hoy día se ha extendido a todo tipo de productos. Existen marcas blancas en grandes cadenas de ropa, en el mercado de los cosméticos, en el de los productos de limpieza e incluso en el de los coches y el de los medicamentos, pues no otra cosa son los llamados genéricos.

Según las cadenas que venden este tipo de productos, el motivo por el que son más baratos no es su peor calidad sino la baja inversión que han de realizar en marketing y publicidad. De hecho, en la gran mayoría de los casos, la calidad de la marca blanca es prácticamente idéntica a la de las distintas marcas comerciales (como decíamos, a veces el fabricante es el mismo). En cualquier caso, la tecnología nos brinda la posibilidad de conocer el nombre de las empresas que fabrican algunas de ellas: existen páginas web que ofrecen estos datos (podéis enlazar aquí a una de ellas) y, además, hay diferentes aplicaciones para Smartphone que también lo hacen.

Fuente: En Naranja.

Foto: Visentico/Sento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...