¿Cómo se hace un auténtico puro cubano?

Se requieren ocho meses para aprender a hacer un verdadero puro cubano y aún así la persona no es considerada como un tabaquero.

Los puros son uno de los productos más famosos en todo el mundo y, en especial, en Cuba. Son muchas las personas las que apuestan por fumar puros y no tabaco pero se sabe realmente cómo se hacen los verdaderos putos cubanos. José Castelar, ‘Cueto’, el creador del puro más largo del mundo, dio las directrices sobre cómo realizar un auténtico puro cubano.

Lo primero que hay que saber para hacer un auténtico puro cubano no se trata de una tarea sencilla y rápida sino todo lo contrario. Se requieren ocho meses para aprender a hacer un verdadero puro cubano y aún así la persona no es considerada como un tabaquero. Como dato hay que mencionar que en 2010 Cuba exportó al mundo 248 millones de euros en puros.

Según la tradición cubana, lo más importante para realizar un perfecto puro cubano es seleccionar las hojas del interior de la planta. De la parte alta de la planta hay que coger el ligero, ya que aporta un mayor sabor; del centro de la planta se adquiere el seco al ofrecer el aroma; mientras que de la parte inferior de la planta se coge el volado, ya que favorece la combustión del puro.

La mezcla de los tres componentes se envuelve en el capote, es decir, en las hojas procedentes de la parte media de la planta, con el principal objetivo de conseguir el puro en bruto, lo que se conoce como el tirulo. Este se coloca en filas de diez unidades sobre unos moldes de madera del tamaño de un cigarro para llevar a cabo el prensado mecánico.

Además, hay que recordar que la hoja de la planta que forma la capa exterior es elegida cuidadosamente ya que es la responsable del puro, eso sí, después de realizar un corte preciso con la ‘chaveta’. La cuchilla curva es la encargada de dar el aspecto característico al puro.

La punta de la hoja tiene que quedar en el pie y en la base de la cabeza con el objetivo que las primeras caladas sean más suaves para el fumador. Los extremos se colocan en la parte final del puro llamada tragacanto. Por último, los puros son atados en mazos de cincuenta que se dejan madurar durante tres semanas.

Según las palabras de José Castelar, las mejores marcas de puros actuales son Cohiba y Montecristo. Por una parte, Cohiba se trata de la marca de puros cubanos más internacional del mundo, además es la que mejor puntuación consigue en las competiciones internacionales. Los puros Cohiba se comercializan en todas las partes del mundo excepto en Estados Unidos ya que se trata de una venta prohibida por el Embargo estadounidense impuesto a Cuba.

Por otra parte, la marca de puros Montecristo fue la más vendida antes de la llegada de los puros Cohiba. Son totalmente inconfundibles por su capa ligeramente aceitosa y por la caja que cuenta con un diseño único: varias espadas cruzadas y una flor de lis, que hace referencia a El conde de Montecristo. Además, los puros Montecristo se caracterizan por tener un sabor picante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...