Cómo mantener el automóvil en buenas condiciones

Si eres dueño y usuario de un automóvil, sabrás muy bien que si bien es de gran utilidad y un aliado de la vida moderna, también sabrás que su mantenimiento no es tarea sencilla y que, en muchas ocasiones, puede demandarte algunos tragos amargos y billetes.

auto

El automóvil y sus cuidados

Si eres dueño y usuario de un automóvil, sabrás muy bien que si bien es de gran utilidad ya que permite que te movilices de manera rápida y efectiva, también sabrás que su mantenimiento no es tarea sencilla y que, en muchas ocasiones, no sólo puede llevarte nervios sino también unos cuantos billetes.

Para evitar, precisamente, en tener un grave problema, lo mejor será ser constante con el mantenimiento y control rutinario, una de las tareas quizá más olvidadas por la mayoría de los conductores. Las labores periódicas van más allá de cargarle gasolina o combustible todas las semanas, también incluye ciertos cambios de líquidos, chequeo de las llantas, entre otros.

Compartamos algunos consejos, y trucos, que además de mantener el coche en buenas condiciones por más tiempo, nos ayudarán a ahorrar gasolina y, por ende, dinero. En principio, no olvides que el aceite del motor, el de trasmisión, así como el líquido de frenos y el anticongelante deben ser revisados y cambiados periódicamente. Así también, para el agua del depósito que el auto usa para lavar los parabrisas.

Todo auto, y con el uso, tiene partes que se van desgastando, a saber: las plumillas de los limpiaparabrisas, los bombillos y plásticos protectores de los pedales, o incluso el filtro de aire, uno de los elementos más importantes del motor y de fácil cambio.

Como se señaló, también será importante revisar la presión y el estado de las llantas con regularidad, hacer una rotación periódica y mantener la rueda de repuesto en buenas condiciones, para tenerla lista ante una pinchadura que requiera un recambio.

Con respecto al sistema eléctrico del vehículo, vale mencionar a los fusibles: son el primer punto de defensa de él, por lo que es aconsejable contar con una caja de repuestos a mano. La caja de fusibles, por lo general, se encuentra debajo del panel frontal del lado izquierdo del volante o, en ciertos casos, en el compartimento del motor.

En caso de tener que cambiarlos, habrá que ser cuidadoso y asegurarse de que el que se va a reemplazar es de la misma resistencia que el nuevo (ante cualquier duda, siempre fíjate en el Manual del Propietario del auto).

Al igual que los fusibles son la primera barrera de defensa para el sistema eléctrico, el filtro de aire lo es para el buen funcionamiento del motor. La caja del filtro del aire suele estar ubicada arriba del motor. Para cambiarlo, sólo se deberán seguir unos sencillos pasos: destapar la caja, sacar el filtro usado, limpiar el compartimiento y colocar el nuevo filtro (siempre asegurándose que su posición sea igual a cómo estaba el anterior).

Finalmente, haremos breve referencia al cambio de aceite y filtro de aceite: quizás necesites del auxilio de una herramienta especial para destornillar la tapa del depósito de aceite, y de un equipo adecuado y lugar seguro y autorizado para desechar el aceite usado. En este caso, será conveniente buscar asistencia de expertos en el tema, para evitar riesgos.

Cambio de frenos, el embrague, problemas eléctricos, la alineación y balanceo de las ruedas, entre otros, serán cuestiones que necesitarán de equipo especializado y el conocimiento de un mecánico, tú sólo no olvides hacer un control periódico del estado integral de tu auto.

Foto TheBusyBrain en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...