Cómo cuidar de un hámster

Una de las mascotas más simpáticas para los niños son los hámster, esa especie de ratoncillos con ojos saltones. Además, su manteniemiento es simple, ya que no requieren grandes cuidados. Con una jaula amplia en la que haya virutas de madera, una rueda, una caja de cartón para dormir y agua les basta. Tan sólo es preciso limpiarla una vez a la semana y, en cuanto a la comida, ya la hay en tiendas de mascotas especialmente preparada.

Para los niños, siempre es bueno tener alguna mascota. Les ayuda a conocer a los animales y, sobre todo, les educa en aspectos como que hay que respetarlos y cuidarlos puesto que son seres vivos.

Y una de las especies más simpáticas para un niño, sobre todo si aún es pequeño, es el hámster, esa especie de ratón con ojos saltones y gordito que les causa tanta gracia. Son criaturas tranquilas y pacíficas y pueden vivir hasta cinco años. Además, su mantenimiento es fácil y barato, ya que no requieren grandes cuidados.

Foto de un hámster

Un hámster subido en su rueda

Si vamos a comprar un hámster, lo primero que tenemos que saber es que existen, fundamentalmente, dos tipos de ellos: el dorado o de Siberia, más grande, y el enano. Pero lo más importante es que el dorado es más dócil y fácil de domesticar, por lo que nos traerá menos complicaciones.

En cuanto a su jaula, es recomendable que esté en un lugar que se use bastante y lejos de corrientes de aire y de la luz solar directa. En el suelo, puede ponerse algún tipo de trapo y, sobre él, virutas de madera de pino, que son absorbentes y no tienen toxicidad. También hay que poner un recipiente de agua para que pueda beber. Debe estar a una altura adecuada a su boca y no debe mojar el suelo de la jaula, ya que ello podría acarrear enfermedades al hámster.

En la jaula, debemos poner, además, una caja de cartón pequeña con una abertura para que el animal pueda dormir allí recogido. Asímismo, hay que ponerle la inevitable rueda para que pueda hacer ejercicio. En otro caso, existen unas bolas en las tiendas de mascotas que pueden usarse para colocar al hámster dentro y que corra por una habitación.

En cuanto a la alimentación, puede comer frutas y verduras pero en las tiendas de animales existen preparados específicos para ellos. Si es muy joven, deben dársele poco a poco para que se acostumbre a ellos.

El hámster se lava sólo, por tanto, no tenemos que hacerlo. Pero la jaula debe lavarse una vez a la semana. Tras poner al animal en lugar seguro, debe retirarse del habitáculo todos los restos de suciedad que contenga y sumergir la jaula en agua con una gota de desinfectante para el hogar. Después se seca bien y se vuelve a introducir un trapo limpio, las virutas, la caja y su rueda.

Por su parte, los alimentos que no haya comido, deben sacarse de la jaula, como mucho, en dos días, ya que, de lo contrario, pueden crear moho que puede hacer enfermar al animal.

Como vemos, son unas sencillas pautas que permitirán que nuestro hámster viva sano y contento en su nuevo hogar.

Fuente: Ehow.

Foto: Hámster: Haundreis en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...