Aprende a empapelar una habitación

El papel pintado es un recurso barato y sencillo para decorar una habitación. Existen infinidad de modelos que nos permitirán elegir a nuestro gusto. Además, podemos colocarlo nosotros mismos y así ahorrarnos la mano de obra. Aquí explicamos cómo hacerlo.

A la hora de decorar una habitación, el papel pintado constituye un excelente recurso. No resulta muy caro, luce muy bien y, además, con un poco de maña, podemos colocarlo nosotros mismos, con el consiguiente ahorro de mano de obra.

Una vez comprado el papel que nos gusta, necesitaremos como herramientas un cepillo para alisarlo, un rodillo, unas tijeras, una escalera, unos trapos y un lápiz, además, por supuesto, de cola para pegarlo y una brocha para extender ésta. También precisaremos usar una mesa como apoyo.

Foto de una habitación decorada con papel pintado

Una habitación decorada con papel pintado

El primer paso es sacar todos los muebles de la habitación que vamos a empapelar para poder trabajar cómodamente y que no se manchen. No los volveremos a colocar hasta que la cola del papel esté completamente seca. Asímismo, las paredes deben estar lisas, por lo que tenemos que tapar todas las grietas y orificios que tengan. Para hacerlo, existe un yeso especial.

Una vez realizado todo esto, es el momento de recortar el papel. Para ayudarnos, utilizaremos como sujeción una regla metálica. Cortaremos tiras que tengan unos diez centímetros más que la altura de la pared con objeto de que nos sobre un poco de papel por arriba y por abajo.

Es conveniente marcar con un lápiz la altura a la que debemos cortarlo. De esta forma, podremos trabajar más rápido. Y, para que el corte sea recto, podemos doblar el papel a lo largo, haciendo coincidir sus bordes laterales.

Tras cortar la tira de papel, la encolamos. Empezamos a hacerlo por la parte central hacia el extremo superior y luego hacia los bordes. Después, haremos lo mismo con la parte inferior. Dejaremos que se empape bien.

A continuación, colocaremos la tira en la pared. Lo haremos de arriba abajo y tendremos cuidado de alinearla bien con la línea del techo o de la moldura si la hubiera. Además, dejaremos unos cinco centímetros sobrantes por la parte superior.

Iremos extendiendo y pegando el papel hacia abajo y, una vez hecho esto, lo alisaremos con el cepillo para eliminar las burbujas. Su movimiento debe ser desde arriba hacia abajo y hacia los laterales. Además, conviene presionar con el rodillo sobre las juntas para que queden bien pegadas.

Si, a pesar de todo, nos queda una burbuja, no hay problema. Con una jeringuilla, aplicamos un poco de yeso pinchando sobre aquella y pasando después el cepillo.

Para cortar el papel sobrante, utilizaremos una cuchilla y nos ayudaremos con una regla. Y, si sobra cola por los bordes del papel, la limpiaremos con un trapo humedecido que no lo manche.

Lo más difícil está hecho. Ahora sólo nos resta seguir pegando tiras. Éstas deben ponerse ajustadas, sin que monte una encima de otra.

Fuente: Web del Bricolaje.

Foto: Papel pintado: Mar Estrama en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...