¿Qué hacer al visitar la casa de un japonés?

Los japoneses son muy ceremoniales en determinados aspectos, como en lo referente a las costumbres relacionadas con la visita de casas como invitado.

Recomendaciones para ir a una casa japonesa

Japón es un país de tradiciones y si analizamos su idioma descubriremos que cuenta con muchos parámetros y aspectos que debemos valorar de una u otra manera dependiendo de con quién hablemos. Las palabras, en japonés, no se transmiten solo con la voz, sino también con los gestos, con la forma de comportarse y con la interpretación de la voluntad que ponemos en cada movimiento. Gestos que en nuestro país no tendrían prácticamente importancia, como el servir una bebida a un comensal que se encuentra a nuestro lado, se consideran más respetuosos que cualquier palabra que podamos articular en ese momento.

Cuando nos referimos al momento en el que visitamos la casa de un japonés, también tenemos que tener muy en cuenta lo que hacemos y cómo nos comportamos. La norma básica que, en cierto modo es muy conocida entre todo tipo de personas, es que dentro de una casa japonesa no podemos entrar con zapatos. Se cree, de manera en parte errónea, que se trata de un motivo relacionado con el suelo y la superficie, pero en realidad es algo más ceremonial y tradicional. Se ve con malos ojos que pisemos la casa con los zapatos que traemos de la calle y también, en parte sí de forma acertada por la suciedad que podamos arrastrar al hogar, que se trata de un entorno limpio.

¿Qué hacemos cuando nos quitamos los zapatos?. Tenemos varias opciones en base a la relación que tengamos con la persona que nos haya invitado a su casa. De base, eso sí, tenemos que tener en cuenta que si un japonés nos invita a su hogar es porque se lo ha pensado mucho y tiene buenas razones para hacerlo, como una relación muy especial hacia nosotros. No es habitual que se realicen invitaciones por parte de los japoneses, y por ello es recomendable obrar en consecuencia, sabiendo lo que debemos hacer al llegar. En relación a la pregunta, podemos usar zapatillas de andar por casa, calcetines o quedarnos con los pies descalzos, todo ello dependiendo de la relación que tengamos con la persona a la que visitamos.

Nos podemos quedar con los pies descalzos, pero solo en algunas situaciones en las que tengamos una relación absolutamente íntima con quien nos invita. Si tenemos un vínculo cercano, pero no tanto como para quedarnos sin calcetines, lo mejor será usar esta prenda, y es obviamente recomendable que los tengamos limpios y sin sudor. Por último, utilizaremos las zapatillas, que se proporcionan en el propio hogar, cuando no encajemos en los dos grupos anteriores.

Hay pocas más tradiciones que tenemos que tener muy en cuenta si visitamos la casa de un amigo japonés. Los japoneses son muy detallistas y le dan una gran importancia a los pequeños elementos, a cosas que quizá nosotros no les diéramos importancia, pero que de una u otra manera hablan mucho del esfuerzo que pone una persona para agradar a quienes les rodean. Por ejemplo, tenemos que saber, por ejemplo, que si somos de usar gorro o sombrero, antes de llamar al timbre de la casa nos lo tendremos que haber quitado, dado que sino sería de mala educación.

Foto: Jeff Kramer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...