¿Qué es el Bosque de Aokigahara?

El bosque de Aokigahara ha sido fruto de investigaciones y análisis para descubrir cuáles son las razones de que sume tantos suicidios.

Aokigahara en el Monte Fuji

En las últimas horas el Monte Fuji se ha convertido en una de las noticias más habladas debido a su introducción en cuanto al patrimonio de la humanidad protegido por la UNESCO. Se trata de un momento que los japoneses estaban esperando con mucho interés, debido a que este lugar es uno de los puntos clave del país, visitado por todo tipo de personas desde hace miles de años.

Pero lo que ha comenzado a extenderse de forma paralela ha sido el nombre del Bosque de Aokigahara, que se trata de uno de los lugares más populares entre todos los que se encuentran cerca del Monte Fuji. Alrededor de este bosque se han escrito historias y mitos, y son multitud de leyendas urbanas las que suenan relacionadas con el mismo. No es un lugar que vayamos a visitar si nos encontramos de turismo por Japón y queremos ir al Monte Fuji, dado que es fácil saber por dónde y por dónde no hay que meterse. De todas formas, esto no quita que la popularidad de Aokigahara se haya extendido de forma notable en las últimas horas.

¿Por qué?, esa es una buena pregunta que se responde reproduciendo los mitos y leyendas para que cada cual los interprete como desee. Es un bosque que está situado en la base del Monte Fuji, en los alrededores. Se trata de una zona aparentemente normal, pero que guarda secretos. Si nos remontamos al siglo diecinueve descubrimos que el Bosque de Aokigahara servía para que las familias, las pobres, abandonaran a los miembros del hogar a los que no podían mantener. Dicho de otro modo: los niños y los ancianos. Si no había posibilidad de darles una buena vida o de que colaboraran con la economía familiar, los abandonaban en este bosque. Los mitos dicen que de esta época existen espíritus, demonios, fantasmas y todo tipo de criaturas oscuras que están llenas de rencor y odio.

En la actualidad los rumores y teorías que existen sobre el bosque han llevado a que se convierta en uno de los lugares más oscuros de la historia del Japón reciente. No hay registros de apariciones de fantasmas a las que se les haya dado credibilidad, pero en una sociedad como la japonesa, que tiende al suicidio en situaciones de gran presión, se ha convertido en el destino ideal de aquellas personas que se quieren quitar la vida. Aunque las cifras de suicidios están bajando, sigue siendo un problema que las autoridades japonesas combaten de todos los modos posibles.

Una de las últimas ideas fue colocar señales y carteles que disuadieran a los suicidas. Funcionaron, dado que cada vez hay menos suicidas, pero también es apreciable que el bosque ha acabado convirtiéndose en atracción turística de los amantes del turismo de aventura. Muchos de los turistas optan por dejar cintas de color pegada al suelo para seguirla de vuelta si se encuentran con una situación problemática. No hay que olvidar que, según cuentan las leyendas, muchos de los suicidas que acuden al bosque no deciden suicidarse, sino que ocurre algo por lo que acaban muertos de manera sospechosa.

Foto: elminium

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...