La historia de Yahoo!

Yahoo!, por mucho tiempo, fue uno de los buscadores más importantes que existieron en el ciberespacio, su tecnología de búsqueda se basaba en los directorios, en donde se ordenó o se trató de ordenar toda la información de la web, mediante categorías y subcategorias que contendrían páginas web relevantes de acuerdo a la información de contenido que poseían. El sistema por el cual se incluían las páginas en el directorio era a través del alta manual, el cual podía durar meses hasta que alguien revise la página y considere si es relevante o no la información que ofrece.

Al igual que en el caso de Google, los creadores de Yahoo! fueron dos estudiantes de doctorado de la Universidad de Standford: Jerry Yang y David Filo, quienes empleaban Internet desde el 1993 para buscar información relacionada con sus estudios de la universidad.

Las oficinas de Yahoo!

Las oficinas de Yahoo!

No obstante el crecimiento de la red se fue haciendo más y más grande conforme avanzaba el tiempo, y la búsqueda de la información se tornaba cada vez más complicada, se necesitaba urgentemente un ordenamiento de lo que las personas subían a la red, para que el acceso a esa nueva información se haga cada vez más fácil y rápido.

Los dos estudiantes de doctorado de Standford, ante la aparición del primer paginador llamado Mosaic, no tuvieron mejor idea que empezar a ordenar y clasificar enlaces en una misma página web de manera que sirviera de ayuda a las personas que usaban Internet.

El éxito que tuvo esta idea fue tremendo, ya que en el año 1994, no solamente existían muchos enlaces alojados en esa página, sino que el número de usuarios había crecido considerablemente a tal punto que la red de la universidad colapsó por el tráfico generado.

Yahoo!

Yahoo!

Era en ese entonces la única forma que se tenía para buscar algo en la red, ya que sino poseías la dirección url de alguna página que quisieras visitar poco se podía hacer en el ciberespacio.

Este buscador tenía la estructura de un directorio, en el cual una persona debía dar de lata, es decir, llenar un formulario indicando la url de la página a dar de alta y una descripción concisa acerca de la web, que luego una persona daba revisaba manualmente y decidía si debería incluirse dentro del directorio o no.

Hasta cierto momento en la historia de Internet, Yahoo! fue una de los buscadores más populares que existían, pero lamentablemente había muchas cosas que debían mejorarse, una de ellas por ejemplo era que el tiempo de inclusión de una web en el directorio podía tardar mucho tiempo, pero si pagabas la módica suma de 199 dólares ese proceso podía ser acelerado, algo que no ocurre en la actualidad con los motores de búsqueda tipo Google.

Además, las búsquedas se realizaban por categorías, con lo cual había que entrar a cada página para saber a ciencia cierta si tenía la información específica que estábamos buscando o no, y en ese lapso se perdía demasiado tiempo.

Yahoo! sigue vigente en la actualidad, pero valgan verdades ha perdido mucha de la fuerza que tuvo en sus inicios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...