¿Cómo evitar problemas con los envíos de aduanas?

Si compras productos a través de internet mediante envíos internacionales te vendrá bien hacer uso de estos consejos para el contacto con las aduanas.

Compras por internet

La expansión de internet ha llevado a que se pongan a nuestra disposición distintos servicios de gran interés y comodidad. Por ejemplo, comprar online es ya algo frecuente y desde hace muchos años los usuarios de la red están beneficiándose de ello para adquirir todo tipo de productos en tiendas del extranjero. Ya es frecuente que estos comercios proporcionen la oportunidad de comprar artículos que no se venden en nuestro país y que antiguamente solo podíamos conseguir mediante la importación.

Las tasas que cobraban años atrás los importadores, empresas que se dedicaban a vender productos comprados en otros países, ahora se ahorran. Lo único que tienen que hacer los compradores es hacer el pago de los gastos de envío correspondientes, que se ajustan en base al lugar de origen-destino y al peso del producto en cuestión. También hay distintas tarifas de envío. El único inconveniente con el que se pueden encontrar los compradores es el paso de los productos por las aduanas. Eso nos lleva a tener en cuenta consejos para evitarlas.

Uno de ellos es que simplemente le pidamos a la tienda en cuestión que realice un valor de compra en la factura inferior al real. De esta forma, si hay que pagar unas tasas, serán reducidas. También podemos pedir que marquen el envío como regalo o personal, algo que, eso sí, cada vez funciona menos.

Las aduanas suelen ser bastante estrictas con determinados productos, como dispositivos tecnológicos o artículos que de forma habitual se pueden comprar en el país de recepción. No es lo mismo importar por necesidad que por ahorrar algunos euros en el proceso de compra. En todos los casos también es recomendable realizar pedidos que no sean demasiado grandes, lo que evita que los costes aumenten y que el propio paquete llame la atención por su peso.

Otro fallo habitual es confiar demasiado en las agencias de transporte internacionales, que se ocupan de repartir los productos a una velocidad mayor que con el envío de correos. Si bien se puede ganar en velocidad de recepción, lo más posible es que el paquete acabe siendo intervenido en las aduanas y que por una y otra razón acabemos pagando más dinero en tasas y además tengamos que esperar más. En general son pautas que se pueden valorar para que la adquisición de productos en el extranjero, a falta de algo totalmente claro en el trato con las aduanas, sea un poco más sencilla.

Foto: bfishadow

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...