¿Qué tipo de cosas informáticas no entenderán los niños de hoy día?

Los niños y las nuevas generaciones se han perdido el asentamiento de la informática tal y como la conocemos.

Disquettes de ordenador

Los tiempos cambian y la informática sigue avanzando a medida que transcurren los años. Lo que para los nacidos en los 80 y los 90 es algo normal, para las nuevas generaciones viene a ser un misterio, prehistoria informática que no hay por dónde cogerla. Es curioso, pero lo que a muchos de nosotros todavía nos parece un gran avance para otros es propio de civilizaciones pasadas. Y aunque el comentario está un poco exagerado solo hay que hablar con un adolescente para ver que no estamos tan desencaminados.

Una de estas cosas es el ratón clásico, el de bola de toda la vida. Expliquemos a un adolescente que antes los ratones no solo llevaban cable en todos los casos, sino que tenían una compuerta debajo en la cual había una bolita que servía para que el dispositivo rodase. Suena a broma. Y recordemos cómo teníamos que abrir la tapita para realizar largos procesos de limpieza, porque a veces no había forma de seguir usando esos ratones. Hoy día los ratones son muy distintos.

Antes de Internet teníamos páginas amarillas, pero después de uso tuvimos el Teletexto de la televisión. Muchos de nosotros nos pasamos la infancia «navegando» entre las distintas páginas de este sistema que te permitía ver información y anuncios de una manera muy «colorida».

Y cuando llegó Internet… ¿qué tal si le decimos a un joven de ahora que quizá tenías que pasar 5 o 10 minutos hasta que cargaba una página donde las imágenes fueran un poco pesadas? ¿qué tal si les decimos que descargar un vídeo de escasos segundos y con una calidad de imagen horrible tardaba días? ¿y si les contamos que antes descargábamos canciones que tardaban en llegar a nuestro ordenador horas? Y vamos un poco más allá… ¿y si les decimos que esas canciones no eran ni siquiera MP3, sino archivos MIDI con pitiditos que representaban nuestras canciones favoritas? Y no olvidemos que para conectarnos necesitábamos establecer conexión con el módem y que si te llamaban a casa la línea se cortaba y te quedabas a medias de unas risas en el IRC.

No hablamos de ausencia de redes sociales, porque en ese sentido estábamos bien provistos. Antes de los foros, que al principio no eran convenientes por tener que navegar demasiado, nos nutríamos de ICQ y de IRC (bendito MIRC). Nada que envidiar a Facebook Messenger y similares, e incluso tenían algunas funciones que echamos de menos.

Ahora no entienden tampoco que pudiéramos pasarnos horas jugando al Buscaminas, pero hay quien no entenderá que ellos hagan lo mismo con Flappy Bird. No les entrará en la cabeza que para trasladar un archivo de un ordenador a otro necesitaras 5 disquetes en los que hubiera partes que luego tendrías que unir para recrearlo. ¿Y si alguna de las partes fallaba? Vamos, a todos nos ha pasado más de una vez. Es posible que ni siquiera entiendan que Winamp era la aplicación definitiva en un momento en el que a estas cosas las llamábamos simplemente programas. Y seguro, no disimuléis, que más de uno de vosotros sigue usando Winamp en su versión de aspecto clásico con los sintetizadores (no os pongáis rojos, nosotros también lo usamos).

escuchar música en ordenador

Decidle a los adolescentes que hubo un tiempo en el que Google no existía y en el cual Yahoo partía la pana. Usemos términos como Altavista o Netscape, que han quedado caducos. Y si queréis hablar de programas prehistóricos, dejemos Gmail para mencionar Eudora. Todo esto nos demuestra que la informática avanza tan rápido que quien se descuide se quedará atrás y nunca podrá salir del atrasado en el que se verá envuelto. ¿Pero están los nacidos entre los 80 y los 90 condenados a desear quedarse atrasados?

La nostalgia por los días en los que usábamos VHS, en los que jugábamos al juego de la serpiente en un Nokia con pantalla verde y en los que metíamos nuestros propios tonos de melodía en el móvil combinando números y letras, no han terminado. Cada vez pensamos más en el pasado y nos sorprendemos al ver vídeos de reacciones de niños en YouTube donde salen interactuando con dispositivos del pasado. Todos se sorprenden y se ríen, pero no lo entienden. Entienden a grandes rasgos que una consola NES usara unos grandes cartuchos en los que a veces tenías que soplar «para que funcionara». No entenderían tanto que les dijéramos que con el Spectrum o el Amstrad tuviéramos que esperar 30 minutos para cargar un juego que no sabríamos si sería un petardo o si se colgaría de buenas a primeras y tendríamos que volver a empezar.

Pero ellos tampoco se van a librar. Incluso el Messenger ha quedado caduco y es ya un reflejo de otra generación. Lo mismo ocurrirá, posiblemente, con Facebook, Twitter o Instagram. Ya lo veremos, pero el tiempo, el caballero más cruel de la vida, está llamando a sus puertas.

Foto: Frédéric BISSON

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...