Problemas de impresora: trucos para solucionar los más habituales

La impresora es uno de los elementos periféricos del ordenador que más problemas causa. A veces, se atasca el papel u, otras, sencillamente no responde. Sin embargo, siguiendo unas sencillas pautas podemos solucionarlos nosotros mismos sin necesidad de recurrir a un técnico. Aquí explicamos cómo hacerlo.

La impresora es uno de los periféricos del ordenador que más utilizamos y también uno de los que más problemas nos causa a todos. Cuando vamos a imprimir un documento, de repente y sin que sepamos muy bien por qué, no nos obedece. A veces, se debe a un problema mecánico o a que está mal configurada pero normalmente, el motivo es mucho más sencillo y se soluciona sin necesidad de recurrir a un técnico. Basta con seguir unas sencillas pautas.

Así, es conveniente tener cuidado con el papel que utilizamos. Nunca debemos mezclarlo de tamaños distintos ni de mayor número de gramos del que la impresora admite. Además, debemos asegurarnos de que está correctamente colocado en la bandeja, de tal forma que quede bien centrado. Y especial precaución hay que tener con las hojas de etiquetas y con los sobres.

Los problemas de impresora son muy habituales

Los problemas de impresora son muy habituales

Si no tenemos cuidado con ello, es fácil que algún papel se quede atascado en el circuito de la impresora. En este caso, hay que apagar el aparato y abrir todos sus compartimentos para ver donde se encuentra el atasco y tratar de alcanzar el papel desde el mejor ángulo posible. Una vez localizado, intentaremos extraerlo con suavidad pero firmeza para que no se rompa y algún pedazo  quede dentro. Una vez hecho esto, volvemos a encender la impresora y normalmente ya funcionará bien. Si, en cambio, continúa mostrando el mensaje de bloqueo, volvemos a apagarla y encenderla y, si el problema aún persiste, es que un trozo de papel se ha quedado atascado. Habrá que volver a apagar y realizar una búsqueda minuciosa. En caso de que todo ello falle, no habrá más remedio que avisar a un técnico.

Otras veces, el aparato se paraliza cuando está realizando algún trabajo. Ello suele deberse a una mala gestión de la cola de documentos a imprimir, que provoca la saturación de la memoria de aquél. Para solucionarlo, iremos en nuestro ordenador a “Panel de control” y seguidamente a “Impresora”. Una vez allí, consultamos la lista de trabajos en espera de impresión y cancelamos el que está produciendo el bloqueo. Otras veces, la causa puede ser que estamos tratando de imprimir una tarea demasiado grande para la memoria de la impresora. En este caso, es recomendable cancelarla e intentar convertirla a un formato más pequeño.

Estos son algunos de los problemas más comunes que nos causará la impresora. En cualquier caso, ésta debe estar siempre limpia, por lo que es recomendable hacer una buena limpieza cada poco tiempo para eliminar los residuos existentes y que, así, nuestras impresiones sean siempre de la máxima calidad.

Fuente: Pc Actual.

Foto: Astonbreak.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...