Netbook: claves para elegir el más completo

Aunque originariamente los netbook tenían menor utilidad que los portátiles, hoy día y para el usuario normal pueden hacer perfectamente la misma función. No obstante, antes de comprar uno, debemos fijarnos en varios aspectos que influyen en su rendimiento. Aquí los explicamos.

Originariamente, los netbooks u ordenadores miniportátiles poseían una utilidad limitada a navegar por Internet, enviar y recibir correos electrónicos, algunas funciones básicas de ofimática y poco más. Su principal ventaja se debía a su tamaño más reducido y su menor peso respecto a los portátiles normales, característica que los hacía muy apropiados para los viajes.

Sin embargo, con el tiempo, se han ido perfeccionando y, aunque aún no tienen todas las utilidades de sus hermanos mayores, pueden resultar perfectamente válidos para el usuario normal. Su pantalla ha crecido dos o tres pulgadas y también lo ha hecho su capacidad de almacenamiento con lo cual, hoy día, pueden resultar casi tan útiles como los portátiles normales. De hecho, podríamos decir que, actualmente, los netbooks han ocupado el espacio de los portátiles, mientras que su antiguo papel ha quedado en posesión de los laptops y los tablets.

Foto de un netbook

Un netbook de Acer

Son precisamente estos dos rasgos –capacidad de memoria RAM y resolución de pantalla– junto al espacio de disco y al tipo de microprocesador los que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un netbook. En cuanto a la pantalla, no debe tener menos de diez pulgadas y, aun así, resulta un tanto incómoda y su disco rígido ha de tener como mínimo de 250 a 320 gigabytes. Pero más importante es su memoria RAM. No son aconsejables las que traen un Gb puesto que el equipo se ve seriamente limitado a la hora de usar varias aplicaciones simultáneamente. Así mismo, los nuevos programas requieren mayor capacidad con lo cual, si ésta es tan limitada, el aparato quedará obsoleto demasiado pronto.

No obstante, la característica que más confusión genera es la del microprocesador, aunque en el caso de los netbooks es relativamente sencillo. Casi todos traen un chip Atom y el mayor problema se resume en qué modelo elegir. Como norma general, lo más recomendable es comprar el más potente. Encarece el precio del equipo y consume más batería pero funciona mejor.

Y ello nos lleva a otro aspecto importante que es, precisamente, la duración de la citada batería. En buena lógica, ésta dura menos que en los portátiles normales aunque, hoy día, ya vienen muy perfeccionadas. Lo mejor es buscarlas de seis celdas puesto que las de tres tienen una duración bastante limitada. Por último, un aspecto no menor es la disposición del teclado, que no es igual en todos. Lo recomendable es probar a escribir antes de tomar la decisión de compra. De esta manera, sabremos si se adapta bien a nuestros hábitos.

Fuente: La Nación.

Foto: Farrokhi.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...