¿Cómo limpiar el ventilador de un ordenador?

Si el ventilador de tu ordenador no está funcionando de manera correcta deberías echarle un vistazo al interior de tu equipo para revisar que no esté demasiado sucio.

Ventilador de ordenador

Llega el calor, aunque sea tímidamente, y eso supone un problema severo para nuestros ordenadores. Los ventiladores salen mal pardos, porque tienen mucho más trabajo que afrontar con el incremento de la temperatura. Y es habitual que el ventilador comience a funcionar a un nivel menor de lo que debería, quizá haciendo más ruido o dejando de ventilar de una manera adecuada. Para estos momentos en los que notamos que nuestro ventilador no funciona de la forma más eficiente lo primero que hay que plantearse es una limpieza. Es posible que con ella no podamos resolver el problema y que nos toque acabar cambiando la pieza, pero es un buen punto de partida por el cual comenzar e intentar así ahorrarnos problemas mayores.

Lo primero que hacemos es desconectar el equipo de la electricidad y quitar la carcasa. Tengamos en cuenta que hablamos de equipos de sobremesa, no de portátiles. Existen puntos en común entre los distintos tipos de equipo, pero esta guía es para los primeros. Quitamos la tapa y desconectamos los cables que nos interfieran el camino hacia el ventilador. Si no tenéis conocimientos de informática es recomendable que os aseguréis de alguna forma de luego saber dónde va cada pieza. Una serie de fotos donde se vea bien cómo está colocado todo es una idea interesante de resolver este problema.

También tenéis que tener cuidado con los tornillos, para no perder ninguno que hayáis retirado de la estructura. Una vez dentro, retiramos el ventilador principal de la base para limpiarlo con mucho cuidado.

Fijémonos en las aspas, que normalmente acumulan mucho polvo y otros restos que pueden impedir que el ventilador esté funcionando de manera correcta. Si hay algún elemento que obstruya el movimiento de las aspas estará muy claro lo que ocurrirá, pero tenemos que intentar ir un poco más allá. La pasta térmica que se usa en el componente se puede haber salido, por lo que conviene limpiarla y reponerla si fuera necesario. Con esto y una dosis extra de cuidado tendremos el ventilador principal limpio y dispuesto a seguir funcionando.

También es recomendable limpiar el ventilador de la fuente de alimentación, dado que suele estar muy cercano al polvo y los restos, por lo que tiende a llenarse más de la cuenta de elementos externos. Limpiamos también con mucho cuidado, dejando las aspas de forma que ofrezcan un buen aspecto y luego volvemos a poner los tornillos y los componentes en su lugar. Una vez encendamos el ordenador el sistema de ventilación debería haber recuperado parte de su esplendor.

Foto: George Alexander Ishida Newman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...