¿Cómo limpiar el ventilador de un ordenador portátil?

Si necesitáis limpiar el ventilador de un ordenador portátil os recomendamos dos métodos muy distintos.


Hace un tiempo hablamos de lo que hay que hacer para limpiar el ventilador de un ordenador de sobremesa. Y sabemos que algunos de vosotros nos preguntáis sobre la versión de la guía enfocada a los portátiles. Pues es justo de lo que vamos a hablar hoy. Porque realmente, un ordenador portátil es muy distinto a uno de sobremesa, sobre todo en lo referente al proceso de limpieza. Con los portátiles tenemos dos formas de realizar el proceso de limpieza del ventilador: desmontándolos o con un sistema externo con el utilizaremos aire comprimido.

El desmontado del portátil se tiene que realizar paso a paso, a ser posible con una guía del propio fabricante para saber dónde se encuentra cada pieza. Los equipos de sobremesa son bastante parecidos entre sí dentro de cierta regularidad, pero los portátiles dependen mucho más de la marca. En el proceso de desmontado, si no somos muy conocedores de la materia sería bueno que hiciéramos fotos de la colocación de las distintas piezas, para saber dónde colocarlas después.

Tenemos que tener mucho cuidado en el proceso para no tocar de más algo que pueda ser sensible, porque estos equipos son delicados. Lo más preocupante puede ser la pérdida de los tornillos, así que hay que asegurarse de que están a mano en todo momento.

Pero para muchos usuarios acaba por convertirse en un método mucho más recomendable el que implica el uso de aire comprimido. Las ventajas son claras y están concentradas alrededor de la idea de no tener que desmontar el equipo, lo que ya sabéis que inspira mucho respeto a los usuarios. Estos botes de aire comprimido se pueden conseguir en tiendas de informática y son muy fáciles de reconocer. Para utilizarlos primero debemos apagar el ordenador, darle la vuelta y buscar las rejillas. Entre estas rejillas hay que saber diferenciar la que está dirigida a expulsar el aire caliente que se produce en el interior del portátil. Esa será la rejilla a la cual habrá que atacar.

A continuación sujetamos el bote de aire comprimido y acercamos el puntero de su cabeza, el lugar por donde sale el aire, hacia la ranura de ventilación. No tenemos que introducirlo demasiado, solo un poquito, sin presionar ni excedernos. A partir de ahí activamos el aire comprimido para que comience el proceso de limpieza. La suciedad se va limpiando y la potencia del aire comprimido, que tiene una temperatura reducida, ayuda a que todo acabe más higiénico.

Foto:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...