Aprende a ahorrar en tiempos difíciles

Ahorrar en tiempos de crisis es complicado. Además de los pequeños esfuerzos que debemos hacer día a día, apretándonos el cinturón en nuestra economía doméstica, es bueno contar conla confianza de un buen banco que adapte sus ofertas a nuestras necesidades. En este sentido, parece que los servicios online de iBanesto van por buen camino.

Recoge la calderilla y acude a tu banco a cambiarla. ¡Te sorprenderás!

Recoge la calderilla y acude a tu banco a cambiarla. ¡Te sorprenderás!

En época de crisis nos damos cuenta de la importancia de disponer de un cojín económico para momentos difíciles. Muchos de nosotros creíamos tenerlo, pero puede que hayamos visto que no era suficiente. A la hora de la verdad, toda cantidad es poca. Es por eso que hoy desvelamos algunas claves para gestionar nuestra economía sin preocupaciones, disfrutando de ella día a día y, a la vez, ahorrando.

No es algo nuevo, en realidad. La Unión de Consumidores de España ya hizo público en junio del 2008, antes de que la situación se agravara, un listado con las claves para ahorrar en plena desaleración. Incluye consejos para aligerar la cesta de la compra, reducir gastos en combustible y disminuir las facturas del hogar. Al fin y al cabo, nada que no sea lógico: no ir a comprar con hambre ni tampoco con niños, evitar los atascos y compartir coche, o ducharse en lugar de bañarse. A estos podrían añadirse algunos más de diversa índole: cambiar el teatro y el cine por la filmoteca y los largos viajes por las escapadas. Optar por bombillas de bajo consumo y no dejar la tele en standby. Pero, ¿realmente con esto basta?

A veces hace falta una ayuda, alguien que conozca la situación en la que estamos y adapte sus ofertas a nuestras necesidades. Esta es una cuestión que nos trae muchos dolores de cabeza, porque cuesta encontrar a alguien digno de confianza. Hablamos, obviamente, de los bancos. ¿Cuál escoger? Lo mejor es buscar el efecto puzzle, es decir, un banco que encaje con nuestra percepción de la economía y nuestra voluntad de ahorro.

Sin ir más lejos, hablábamos de la importancia del ahorro doméstico. Ducharse en lugar de bañarse, gastar menos en luz, emplear el microondas siempre que podamos prescindir del horno o utilizar programas de agua fría en la lavadora siempre que nos sea posible. De estas cuestiones estamos ya muy concienciados, ya que, más allá de nuestros aprietos económicos, se está instaurando en la sociedad una conciencia ecológica impensable años atrás. Pues bien, una buena opción sería confiar en un banco que nos premiara por nuestro esfuerzo, como por ejemplo iBanesto. En su banca online nos informa de que  devuelve a sus clientes un 3% de tus principales recibos: agua, luz, telefonía fija y móvil e internet. Un 1% más de lo que ofrecen otros bancos, como ING Direct.

También hemos mencionado el ahorro en combustible, otra gran preocupación de influencia planetaria. A menudo el vehículo es una necesidad, por mucho que sepamos que deberíamos prescindir de él. Una mala combinación de transporte público, los niños o la falta de tiempo nos obligan a utilizarlo. Y el precio de la gasolina es el que es, no hay nada que hacer al respecto. Una opción para hacer menos doloroso el gasto sería paliarlo por otro lado. iBanesto, por ejemplo, ofrece la opción de ahorrar hasta un 40% de tu seguro de coche o moto, trabajando mano a mano con algunas de las pricipales compañías aseguradoras de nuestro país. En su página web, además, ponen a nuestra disposición una «multitarificadora» que nos permite comparar coberturas y precios y hacer la mejor elección.

El tema de la compra resulta el más complicado. Si hay en nuestra vida algún bien de primerísima necesidad, es este. Y ya que una de las recomendaciones clave en ese sentido es establecer un presupuesto previo, qué mejor que prescindir de sorpresas desagradables. Las comisiones son una de ellas, y aparecen cuando uno menos se lo espera. iBanesto se ha preocupado también por esta cuestión. ¿Que estás en una zona sin cajeros de tu banco? Sin problema, puedes sacar dinero de cualquier cajero de la red 4B sin comisión.  Y, hablando de comisiones, tampoco se pagan por mantenimiento, ni por domiciliación de recibos, ni por apuntes, ni se cobrarán las transferencias realizadas dentro del territorio español.

Para acabar, la joya de la corona. Todos estos cambios en nuestra vida tienen un solo objetivo: ahorrar. Y para ello, qué mejor que una buena cuenta de ahorro, que produzca buenos beneficios y, sobre todo, que nos permita disponer de nuestro dinero cuando queramos. Además de todo lo que ya hemos mencionado, con la Cuenta Azul de iBanesto nuestros ahorros no pararán de crecer. Los intereses nos serán abonados todos los meses, sin gastos ni comisiones y con total disponibilidad: podremos hacer uso de nuestro dinero cuando queramos y la cantidad que queramos. Todo ello con un 3,10% TAE frente al 3% que ofrece, sin ir más lejos, ING Direct. Además, es tan fácil de contratar como entrar en su página web y apretar un botón. No hay de qué preocuparse, la máxima seguridad online está garantizada y avalada.

En esto consiste, pues, el efecto puzzle, en el que nosotros somos una pieza y nuestro banco otra. Tenemos que encajar a la perfección. Cada uno debe poner su granito de arena e intentar adaptarse a los tiempos que corren, juntos, porque dependemos los unos de los otros. Los bancos de nuestro país están haciendo todo lo posible para conseguirlo, pero Banesto parece llevarles cierta ventaja. Saben la importancia de ofrecer un buen servicio ya que ninguna empresa es nadie sin sus clientes.

Aprovechemos pues las oportunidades sin olvidar los pequeños esfuerzos. Quizás no sea necesario seguir comprando ropa o alimentos de según qué marcas. Ya habrá tiempo para hacerlo más adelante. En caso contrario, las consecuencias podrían pasar factura, y ya hemos tenido la posibilidad de comprobarlo.

Foto: I’m rich por David Silverline en Flickr.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...