Turismo e idioma es posible en Londres

No hay nada mejor que ir a Londres para aprender inglés, además seguro que quieres conocer Londres como merece. Un par de mesecitos en la city, seguro me ofrecerá muchos de sus secretos y lugares emblemáticos. Dos pájaros de un solo tiro

Llevo años luchando contra mi torpeza con los idiomas. Los cursos on line, los presenciales, las películas en versión original no han logrado vencer mi poca habilidad con el idioma de Shakespeare. Pero además de ser poco dado a los idiomas tengo otra característica: no me rindo fácilmente. Así que este verano estoy mirando hoteles en Londres para estar in situ en un ambiente anglosajón para que mi lengua y mi oído se acostumbren al inglés. Seguro que así será más fácil y una vez superado los primeros días de adaptación me soltaré más y mejoraré de forma considerable.

Espectacular vista de la City desde el Puente de Millenium

Esta es la excusa oficial: aprender inglés. Pero en realidad también quiero conocer Londres como merece. Un par de mesecitos en la city, seguro me ofrecerá muchos de sus secretos y lugares emblemáticos. Incluso con un poco de suerte, podré tener un guía oriundo que podrá explicarme los puntos imprescindibles y todo esto sería practicar inglés. Dos por uno. Me han hablado tanto de la ciudad londinense que los primeros días me gustaría recorrer los sitios más turísticos que suelen estar en todas las guías. Sé que tendré que luchar con otros 30 millones de personas que año tras año visitan Londres, pero es un sacrificio que haré con gusto.

Lo primero sería caminar por el distrito de la City, dónde está situado el corazón financiero londinense y caminar por estresados ejecutivos que comen mientras se desplazan de un lugar a otro, los famosos chips and fish. Desde esta zona se puede llegar en un paseo corto hasta la Catedral de St. Paul, que se levantó sobre las ruinas de una antigua catedral medieval que acabó hecha escombros en un incendio. Diez años después de esta desgracia y bajo la talentosa guía del arquitecto Christopher Wren se erigió este bello edificio, construido entre 1679 y 1710, y que hoy es uno de los pocos edificios que sobrevivieron a los bombardeos de la Seguían Guerra Mundial.

Siguiendo el recorrido del Támesis a través de un paseo muy agradable nos encontraremos con uno de esos puntos imprescindibles, la Torre de Londres. Es uno de los lugares míticos por excelencia, el sitio en el que se encerraban, durante siglos, aquellos que caían en desgracia por los reyes ingleses. Hoy en día y con sus 900 años de antigüedad se aprecia perfectamente si carácter defensivo, ya que se construyó para defenderse de los ataques normandos. Está formado por la torre y el castillo. Este último a su vez está conformado por tres partes: la interior en el que está la Torre Blanca, la zona central que se construyó en tiempos de Ricardo Corazón de León, y la exterior que se construyó en el reinado de Eduardo I. Su visita es un máster de historia medieval de Londres.

Fotografía: damo1977

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...