Esperanto: el idioma universal

Introducción al esperanto, la lengua artificial más hablada en el mundo. Historia de esta lengua auxiliar internacional, historia del creador del esperanto, el Doktoro Esperanto, psudónimo del Dr. Ludwik Lejzer Zamenhof.

Si Dios al comprobar la ambición de los hombres que pretendían llegar al Cielo con la construcción de la Torre de Babel, decidió que cada uno de los obreros de aquella construcción, hablen cada uno una lengua diferente para que no pudieran entenderse y no concluyeran la obra, el Esperanto podríamos decir que es la respuesta del hombre, una respuesta pacífica, de que es posible la comunicación y el entendimiento entre los pueblos y las culturas.

El popular juego del skrabel en esperanto

El popular juego del Skrabel en esperanto

Esperanto, en ese idioma, significa “esperanza”. Se trata del idioma artificial más difundido del mundo, y –aunque hoy se lo cataloga como “lengua auxiliar internacional”-, nació con el objetivo de acabar con las diferencias y las guerras. Fue creado por el médico oftalmólogo Ludwik Lejzer Zamenhof, a fines del siglo XIX. Zamenhof nació en Bialystok, entonces pueblo perteneciente al Imperio Ruso, hoy parte de Polonia. Vivió en dicha ciudad, en Varsovia, en Moscú, en Viena y en otras ciudades. De familia judía, Zamenhof hablaba el yidish, el ruso, el polaco, e inclusive también con mucha fluidez el alemán. Luego aprendió latín, hebreo, griego, francés e inglés, y conoció (aunque no en profundidad) el español, logró aprender italiano y otras lenguas. Políglota y angustiado por los permanentes conflictos religiosos, étnicos, civiles, guerras entre pueblos y naciones, Zamenhof creyó que en la construcción de un idioma único que fuera hablado por toda la humanidad se acabarían los problemas. Así, primero aprendió el Volapük, una lengua artificial creada por el sacerdote alemán Johann Martin Schleyer en 1879.



Bajo el lema Menefe bal, püki bal (“una lengua para una humanidad”), el Volapük nace con el mismo objetivo que el esperanto: facilitar la comprensión entre personas de distintas culturas. Pero la complejidad de su gramática –principal motivo por el que este idioma artificial poco a poco fue muriendo- llevó a que el Dr. Zamenhof se pusiera a elaborar un idioma universal, menos complejo y más fácil de aprender.

Así, durante las décadas de 1870 y 1880, en el poco tiempo libre que le dejabaDoktoro Esperanto su profesión, Zamenhof desarrolló el esperanto. Recién en 1887, publicó el documento fundacional del idioma, Lingvo internacia. Antaŭparolo kaj plena lernolibro (Lengua Internacional. Prefacio y libro de texto completo), hoy conocido como Unua Libro (Primer Libro). Allí expuso los principios de la nueva lengua, sus fundamentos y su gramática y fonética. El documento fue publicado en ruso, polaco, francés, alemán e inglés, y firmado por “Doktoro Esperanto” (Doctor Esperanzado o Doctor el que tiene esperanza), pseudónimo con el que firmaría sus trabajos al respecto y que finalmente se transformaría en el nombre oficial del idioma.

Zamenhof esperaba recibir críticas a su propuesta, y al año siguiente publicar un nuevo material, con las correcciones, mejoras y aportaciones recibidas. Durante los años 1888 y 1889 publicó una serie de libros (siete en total más sus traducciones) que sentarían las bases lingüísticas de la nueva lengua.

Durante el siglo XX, el Esperanto (y sus hablantes) fueron perseguidos por todas las potencias del mundo. Así, Hitler demonizó al idioma signándolo como parte de una conspiración judeo-internacional para dominar el mundo. Stalin mandó a ejecutar a muchos hablantes del esperanto en la URSS, porque se trataba de una “lengua de espías”. Y en Estados Unidos, los conocedores del esperanto fueron acusados de “simpatizantes con el comunismo” por el senador Mc Carthy. No obstante, los hablantes del esperanto continúan con su objetivo esperanzador de propagar una lengua universal, que permita la intercomunicación entre los pueblos.

Según Detlev Blank es “un idioma cuyo léxico es eminentemente latino. Desde un punto de vista morfológico, es predominantemente aglutinante, al punto de tener un carácter un poco aislante”. El vocabulario esperantista tiene básicamente sus raíces en lenguas romances, con una contribución menor de lenguas germánicas. Así, la mayoría de las palabras del esperanto provienen del latín, italiano, francés (algo menor del español), de lenguas eslavas (ruso, polaco), y también del inglés y alemán. Aunque cabe señalar que también recibe contribuciones de idiomas cuya raíz no son indoeuropeas, como el japonés, el hebreo o el árabe. Esto por señalar los principales idiomas de los que se tomaron palabras para la construcción del vocabulario del esperanto. Su fonética, por el contrario, es principalmente eslava (seguramente dado que Zamenhof tenía al ruso como lengua materna, pese a hablar diferentes idiomas como mencionamos al principio).

Bandera del esperanto

El alfabeto del esperanto está constituido por 5 vocales (las mismas del castellano) y por 23 consonantes. No se hace uso de las letras q, w, x, y, (cu, doble v, equis, y griega) salvo en nombres propios extranjeros que no tengan su asimilación al idioma. Las 28 letras del alfabeto esperantista son: a b c ĉ d e f g ĝ h ĥ i j ĵ k l m n o p r s ŝ t u ŭ v z (observar que algunas letras llevan diacrítico, a diferencia del castellano).

El esperanto es regido por la Akamedio de Esperanto (institución similar a lo que es la Real Academia Española); mientras que la Universala Esperanto-Asocio (Asociación Universal de Esperanto, UEA) es la institución que nuclea a los hablantes de este idioma y mantiene relaciones consultivas con la ONU y la UNESCO, además de organizar anualmente el Congreso Universal de Esperanto. La Federación Española de Esperanto es la organización independiente, adherida a la UEA, que difunde el idioma internacional esperanto y su cultura en España.

Se sostiene que es el idioma más fácil de aprender, inclusive hasta diez veces más fácil que cualquier otro idioma o lenguaje. Como dato curioso vale mencionar que todos los caracteres del esperanto tienen sus caracteres en el código Morse, y que el popular buscador Google también ofrece su versión de Google en Esperanto.

Existirían entre 1000 y 2000 hablantes nativos del esperanto (personas que nacieron en una familia donde se hablaba principalmente esperanto), y otros 2 millones de personas tienen el idioma como segunda lengua hoy en todo el mundo, mientras que más de 10 millones de personas alguna vez han estudiado esperanto. Es un idioma muy difundido principalmente en ciudades capitales, metrópolis y zonas urbanas, y sobre todo en Europa. Si bien no son números que se puedan comprobar tajantemente, sí es claro que se trata del idioma artificial –aunque lejos de su objetivo de “universal”– más difundido y popularizado, del que la gran mayoría al menos hemos oído una mención o referencia alguna vez.

imágenes ilustrativas: wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...