¿Cuál es el idioma más difícil del mundo?

A la hora de aprender una lengua extranjera, nuestro idioma materno, el alfabeto y las ganas que le pongamos serán clave en nuestro éxito o fracaso. Eso si, lenguas como el euskera, el chino, el polaco e incluso el inglés son algunas de las más difíciles de aprender del mundo.

Siempre que vemos algo escrito en un idioma que desconocemos nos parece que está escrito en la lengua más difícil del mundo. Seguro que nos ha pasado más de una vez cuando estudiábamos inglés, cuando hemos salido de vacaciones al extranjero o incluso en un restaurante árabe o asiático. Los idiomas que no comparten alfabeto con el de nuestra lengua materna le añaden un plus de dificultad a idiomas como el ruso, que utiliza el alfabeto cirílico; pero es muy difícil llegar a definir cuál es el idioma más difícil del mundo.

Algunos consideran el euskera como el idioma más difícil del mundo.

Uno de los últimos intentos de descifrar la lengua más complicada de aprender lo hizo la Foreign Office, el equivalente británico al Ministerio de Exteriores. Preguntó a 23 de sus diplomáticos repartidos poer el mundo sobre el tema, y el resultado fue una lengua que nos queda geográficamente muy cerca: el euskera. Por detrás, el húngaro, el chino, el polaco y el japonés. Junto a ellas, se incluyeron entre las 10 más difíciles el ruso, alemán, coreano, inglés y suahili.

Esta encuesta no tiene ningún rigor científico, y se hace imposible creer que los diplomáticos conozcan los 6.500 idiomas hablados en todo el mundo, pero ayuda a hacernos una idea de qué lenguas nos pueden ser más fáciles de aprender y cuáles nos presentarán más dificultad. Como hemos dicho anteriormente, el alfabeto, pero sobre todo la lengua materna, jugarán un papel clave. Por ejemplo, si somos hispanohablantes, idiomas como el portugués o el italiano, de la misma familia lingüística, nos serán más fáciles de aprender que el alemán (lengua germánica) o el polaco (lengua eslava).

Más o menos relacionado con el tema de las familias lingüísticas están las lenguas aisladas, de las que se desconocen otros idiomas similares. El euskera es el ejemplo más cercano. También hay idiomas que no se han estudiado demasiado y no son semidesconocidos, u otras lenguas que hablan poblaciones aisladas del resto de la civilización. Otro de los factores que influirán a la hora de que el idioma nos resulte fácil serán las ganas que le pongamos y si tenemos facilidad o no para aprender idiomas.

El chino mandarín es la lengua más hablada del mundo, y una de las más complicadas de aprender.

Una de las páginas web que publicó los resultados, lanzó entre sus lectores una encuesta para que dijeran que idioma les parecía más difícil de aprender, ya fuera escrita, oral o por completo. El chino mandarín fue la que consideraron más complicada en las tres categorías, y el polaco, el inglés, el japonés y el árabe -que no aparecía en la lista del Foreign Office- también aparecían en los primeros puestos. El euskera apareció como el octavo idioma más difícil del mundo; y el ruso y el alemán, dos lenguas que a los hispanoablantes nos suelen parecer muy difíciles, desaparecieron de la lista, lo que demuestra la dificultad de encontrar el idioma más difícil de aprender del mundo.

Fuente: aprenderidiomas

Fotos: Daquella manera / Gwidion M. Williams

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...